Trabajar el apego

Pues sí, el apego se trabaja, se cultiva día a día, noche a noche. El apego seguro claro. El otro no hace falta, el apego inseguro viene dado cuando simplemente no nos preocupamos, o sólo lo hacemos a veces.

Pero, ¿qué es preocuparse exactamente? ¿Acaso no se preocupan todas las madres y padres por sus peques?

Sinceramente, no creo que haya una buena respuesta, en estos casos suelo ser prudente porque existen todo tipo de familias. Hablemos entonces de lo que podemos considerar lo más habitual. En general, todas las familias nos preocupamos por nuestres peques. Les aportamos seguridad, les damos cobijo, alimento, consuelo, educación y cariño en la medida de nuestras posibilidades claro.

En ocasiones, nos sentimos desbordadas o superados por las circunstancias, por la fase del desarrollo en la que están, por las dificultades con las que nunca contamos (porque eso siempre les pasa a las demás). O lo que sea.

Es entonces cuando descuidamos el apego. Nos han enseñado a resolver. Solucionar problemas. Y además, ya. Cuanto antes mejor. Yo lo hago mucho, soy una de esas personas resolutivas, con iniciativa y además, bastante eficaz. No siempre claro.

Pero resolver problemas no suele funcionar en estos casos. Porque el cansancio emocional es el peor de todos. Te deja exhausta. Y además entran en juego nuestras creencias y nuestras expectativas, que no siempre van acordes a nuestra realidad.

El apego requiere presencia. El apego requiere concentración. Límites. Respeto a los tiempos. Paciencia.

Así que, cómo resuelvo este problema: mi hija me hace la estrella de mar cada vez que nos vamos del parque. (O cualquier otro relacionado con un proceso madurativo). Pues con presencia, observación y paciencia. Nada más.

Mi hija llorando.
Mi hija llorando.

¡Pues vaya! ¡Menudo consejo! Eso no me sirve. Ya he hecho eso y lo sigue haciendo.

¿Seguro? Vamos al parque, a ver qué pasa.

Llegamos. La niña juega tranquilamente.

La madre (espero que con el tiempo me llamen más los padres) me explica la rutina habitual. Me cuenta cómo suelen pasar el día y qué hacen, cuándo lo hacen, cómo lo hacen.

Bien. ¿Estás lista? Sí. Pues haz lo que suelas hacer cuando os vais del parque. La niña está jugando en el arenero con unas piedritas y una muñeca. Muy concentrada.

La madre se acerca, se agacha, se pone a su nivel y con mucho cariño le dice:

_Cariño, ahora nos tenemos que ir, recoge tu muñeca y vamos.

_No.

_Veo que lo estás pasando bien pero ahora vamos a casa.

_No.

Aquí la madre ya se ha cansado de estar acuclillada y se levanta. _Venga vamos.

_No.

_A ver cariño, en casa jugamos a algo que te guste (aquí el tono de la madre se nota suplicante).

_No.

_Mi amor, nos tenemos que ir ya (el tono empieza a contener cierto nerviosismo).

_No. No quiero.

Así, continúa la negociación hasta que la madre ya está enfadada, agarra a su hija por el brazo y es ahí cuando la niña se tira al suelo y hace la estrella de mar.

_¿Lo ves? Así todos los días.

Bien. Creo que esta escena se repite mucho en los parques, centros comerciales, calles, plazas y lugares comunes.

A veces sin estrella de mar, a veces con gritos, en ocasiones dura unos segundos y en muchas otras unos minutos.

La cuestión aquí es que habrá veces que podremos evitar ese momento de tensión pero otras veces, no.

Y cuándo no podamos. Todo lo que podemos hacer es ignorar la conducta.

Ojo: la conducta.

Al peque hay que hacerle caso.

Hay que estar ahí.

Centrarse en su mirada.

Estar.

Observar.

Escuchar.

Por experiencia propia sé que suele ser más difícil no hacer nada que reaccionar.

Por eso, esta semana te ofrezco la oportunidad de aprender. De aprender a trabajar desde la calma.

Aprender a no reaccionar cuando la situación lo requiera y aprender a tener iniciativa cuando sea necesario.

La educación emocional es la piedra angular del autocuidado personal. Y yo voy a ayudarte en ese proceso de autoconocimiento.

¿Cómo?

Con mi curso online Entendiendo las emociones en version self-study por sólo 47 €. Sólo hasta el cyber Monday 2 de diciembre de 2019.

En él encontrarás 6 módulos llenos de ejercicios prácticos para tu día a día, para entender cómo funcionan las emociones y cómo adquirir las habilidades sociales necesarias para vivir desde la calma.

¿Te apetece?

Ven ahora.

Tips para organizar mejor tu vida familiar

La vida da muchas vueltas y además está llena de imprevistos, nos solemos dejar llevar por las inercias y los ritmos de trabajo son cada vez más acelerados. En medio de este caos, la vida familiar muchas veces se ve arrastrada por esta diligencia.

Comenzamos el día con prisas, llegamos al trabajo, al centro educativo o a donde sea con más prisas todavía y acabamos el día con la lengua fuera.

"Je me sens un peu déprimée, docteur", "Faites du sport!" "Estoy algo deprimida doctor", "Haga deporte!"
“Je me sens un peu déprimée, docteur”, “Faites du sport!” “Estoy algo deprimida doctor”, “Haga deporte!

 

Para escapar a este ritmo frenético y el estrés que lleva implícito hoy te traigo unos breves consejos que espero que te ayuden a organizar tu día a día con calma y enfoque.

1. Prioriza: sí ya lo sabes, te lo dicen en todas partes. Pero es que es la piedra angular. El tiempo que inviertes en un proyecto no lo puedes dedicar a otro.

Si dices que tu familia es lo primero y luego trabajas 60 horas semanales, te estás engañando a ti misma. Tu prioridad es tu trabajo. Y si es lo que realmente quieres está bien así; tu familia puede ser tu segunda prioridad en la lista pero mejor que seas sincera contigo misma.

Pero decir lo contrario es autoengañarte y eso te hará sufrir porque muchas veces te encontrarás pensando que deseas estar en otra parte. Esto me lleva a mi segundo consejo.

 

2. Conócete: saber cómo funcionas, cuáles son tus ritmos, tus momentos de mayor actividad, tus momentos de bajón, cuáles son tus deseos, anhelos, miedos, etc.

Te va a servir para establecer mejor tus prioridades y planificar con eficacia tu día a día y tus horarios.

Así, por ejemplo, si te cuesta madrugar podrás organizar las mínimas actividades/tareas imprescindibles por las mañanas; si tu momento de mayor actividad mental es a las 22.00 de la noche podrás organizarte para poder aprovechar ese momento; y si tu cuerpo necesita una siesta procurarás dejarte un hueco después de comer sin ningún tipo de compromiso.

 

3. Simplifica: si algo he aprendido de Marie Kondo es este concepto. Tener muchas cosas implica gastar más energías en cuidarlas, almacenarlas, ordenarlas y limpiarlas.

A más tiempo empleado en las cosas menos tiempo empleado en las personas. Y con nuestras actividades también pasa. A veces ocupamos cada hueco de nuestra agenda con miles de actividades, y no es necesario.

Está bien parar. Lo que enlaza con el cuarto tip.

 

4. Descansa: sí, descansar es vital. Planifica tus descansos.

Date tiempo a ti misma de no hacer nada.

De respirar.

Dormir.

Pasear.

Cualquier actividad que libere tu mente: algunas personas van a nadar y otras meditan.

Encuentra tu momento y agéndalo.

Respeta tus horas de sueño.

¿Y cómo lo hago? Puede que ahora mismo te veas desbordada por el día a día, por las circunstancias, o porque tienes la agenda que echa humo. Y es muy lógico que saques tiempo precisamente de tu descanso. Pero esto hace que siempre vayas sin energía, apagando fuegos, con el estrés a tope. ¿Realmente quieres vivir así?

 

5. Delega: lo sé, es complicado. En nuestro mundo la conciliación no es más que una palabra bonita.

Y lo que no podemos hacer por nosotras mismas cuesta dinero, o favores.

Por eso, en todos mis artículos, te digo que crees redes, que pidas ayuda a tu familia o a tus amistades. Es importante y da calidad de vida.

Cuando tu vas de culo: pides ayuda y cuando estás desahogada: la ofreces. Para eso están la familia y las amigas (y amigos, claro). Evidentemente es necesario mantener un equilibrio, ni es sano estar siempre pidiendo, ni tampoco estar siempre dando.

Y al hilo de todo esto te quiero recomendar que le eches un vistazo a la entrevista que realicé la semana pasada a una gran compañera que sabe mucho de organizarse y planificarse, ella es IBLBC (asesora de lactancia internacional) y madre de gemelos, de dos parejas de gemelos para ser más exactas. Ella es Gema Cárcamo y además de emprendedora y madre, es también una gran persona. Te dejo aquí la entrevista, en la que hablamos precisamente de esto, de cómo organizar nuestro día a día.

Entrevista a Gema Cárcamo

Si tienes ganas de saber más sobre Gema y su labor puedes visitar su página web y te recomiendo su canal de podcast que es genial.

Espero que te haya servido de ayuda y que tu vida sea plena y significativa, la sociedad ya se encargará de complicarla. Mejor estar preparada para ello.

 

el mar
El mar en A Coruña

Si quieres mi ayuda puedes contactar en mi web:

Inicio

Y si te gusta lo que publico siempre puedes invitarme a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef

 

Joker y los villanos de Batman

Voy a confesarte algo, soy una freaky de los cómics, desde siempre me ha encantado leer y los cómics y las novelas gráficas ocupan mucho espacio en las librerías de mi casa. Aquí mi hombre siempre dice que está harto de mover libros de un sitio para otro (aunque luego disfruta mucho de la lectura también, sobretodo de los cómics).

Dentro del Universo Superhéroes uno de los más conocidos es, sin duda alguna, Batman. Pero lo realmente genial de Batman, no es este superhéroe en sí, sino todo el entorno que le rodea. Gotham City y sus habitantes viven en la oscuridad, en un mundo corrupto, contaminado, sin esperanza. Y aquí es donde entran en juego los supervillanos más geniales de todos: Joker, Bane, Catwoman, Penguin, Poison Eve, Enigma, Two Faces.

Hay más, por supuesto, pero hoy quiero centrarme en estos. ¿Por qué? ¿Qué les hace diferentes a cualquier otro supervillano?

Que son rebeldes. Que lo que quieren es cambiar el mundo no poseerlo. Son los supervillanos más superhéroes porque todos ellos han sufrido la violencia estructural del sistema. Y esto les ha movido a convertirse en lo que son: Supervillanos.

Voy a explicarme mejor, primero analicemos al superhéroe: Batman es, en esencia, Bruce Wayne, un multimillonario de cuna que tuvo la “mala suerte” de perder a sus padres cuando era un niño. Así que se vio al mando de una corporación enorme (¿en serio?¿quién va a dejar que un niño se haga cargo de algo así?) y su mayordomo se encargó de su educación (mayordomo, secretario y niñero). Era evidente que al llegar a la adolescencia se produciría una crisis vital de proporciones estratosféricas.

Así que, tras una formación de élite, entrenamientos varios y una falta de apego enorme decide convertirse en Batman para combatir la corrupción, el mal y a cualquiera que quiera destruir Gotham. No sabemos si esto empezó por su propia corporación o no. Aunque alguno de sus supervillanos salió directamente de Industrias Wayne o de alguna de sus filiales.

Veamos ahora a estos supervillanos.

Two Faces (Dos caras) es un exfiscal que intentó limpiar la ciudad por los canales legales y el mundo del hampa le quemó media cara, decidió entonces que la justicia oficial no daba solución a sus intereses y así se convirtió en juez y verdugo al margen del sistema establecido.

Enigma (El acertijo) es un extrabajador de Industrias Wayne, se dedicaba a desarrollar los fantásticos inventos de Batman hasta que empieza a idear cosas que no entran dentro de las expectativas de su jefe, es despedido y decide vengarse y acabar con el superhéroe para demostrar que es más inteligente que él.

Poison Eve (Hiedra Venenosa) es una científica ecologista a la que creen destruir en su laboratorio pero que se convierte en una fuerza de la naturaleza (tal vez una mezcla de Afrodita y Demeter), su motivación es destruir Gotham para que deje de contaminar a sus “bebés” (las plantas).

Penguin (El pingüino) es un niño deforme cuyo aspecto se asemeja al de un pingüino que busca el reconocimiento social, tras sufrir bullying, humillaciones y vejaciones descubre que su sitio son los bajos fondos, aunque lo que realmente desea es ser Alcalde de Gotham, no por el poder en sí, sino por sentirse amado y respetado.

Catwoman (Gatubela) es confuso su origen, existen historias diferentes, en cualquier caso acaba convirtiéndose en una ladrona de joyas de guante blanco y conquistando al hombre murciélago. Jamás ha buscado poder, eso sí en algunas versiones ha buscado la venganza.

Bane es producto de una infancia vivida entre presidiarios y experimentos con venenos y drogas. Su motivación es destruir la sociedad, así sin más. Acabar con el mundo para que empiece de cero.

Joker (El guasón) por fin hemos llegado al mayor supervillano de todos. Ese personaje demente, loco dónde los haya. Las historias sobre sus orígenes son variadas pero todas llenas de crueldades y paranoias. El mal personificado que busca la destrucción total. El no busca ni dinero, ni poder. Tan sólo quiere ver arder el mundo. Sin más.

Así que aquí tenemos a un montón de supervillanos reaccionando de la peor manera posible a las injusticias que han vivido. En el fondo son unos niños y niñas maltratados por la sociedad, apartados de la misma, desechados. Unas personas tratadas como basura que vuelve de la peor manera posible.

Vale,vale… No todos. No todas.

El caso es que todas las historias tienen su enseñanza vital. Su punto de moraleja. Los supervillanos de Batman también tienen algo que decir. También tienen su propia necesidad de venganza, de resarcimiento, de justicia. En el fondo, todos luchan contra el sistema establecido: héroes y villanos. Coinciden en que es demoledor vivir en un mundo corrupto e injusto. Su misión es cambiarlo.

¿Es esto una locura? ¿Es esto un error?

Se pueden hacer muchas interpretaciones al respecto, con la última película del Joker se han escuchado multitud de críticas sobre si es una glorificación de la violencia, sobre que es una obra que se recrea en el sufrimiento, sobre que el maltrato infantil deriva en enfermedad mental, sobre que este tipo de historias estigmatizan las dolencias de este tipo.

¿Qué es la locura? ¿Por qué nos causa tanto rechazo y miedo?

En general, tememos lo desconocido. Al igual que rechazamos lo salvaje y descontrolado. La locura tiene ambos componentes. Y así es como se toma la parte por el todo y se mete en el mismo saco a un sádico psicópata o a una persona con trastorno de ansiedad provocado por el estrés. Y esto es algo tremendamente injusto.

Dar visibilidad a las enfermedades y trastornos mentales, a sus implicaciones y dificultades diarias es importante para que deje de ser tabú. Para que tengamos menos miedo, ya que la información es poder.

Establecer unas medidas de apoyo sociales a quienes padecen estas afecciones es, sin duda, necesario para que esa percepción de descontrol desaparezca. Y además deben existir canales que actúen a la mayor brevedad posible.

Uno de los grandes males de nuestra asistencia sanitaria es que se invierte mucho más en infraestructuras y materiales que en personal profesional. Te imaginas, sólo por un instante, que en cada centro de salud hubiera una fisioterapeuta, un psicólogo y una terapeuta ocupacional. ¿No sería mucho más efectivo?

A nadie se le ocurriría dejar a una persona con una pierna rota durante meses antes de darle un diagnóstico y un tratamiento. Sin embargo, cuándo alguien sufre depresión o ansiedad es lo habitual. Y el cerebro no se cura como una pierna.

Ya no voy a hablar de tratar las enfermedades mentales con prioridad y eficacia sino de la pura prevención.

En general, dentro de la educación social, el campo que me motiva es el de la prevención. Porque si nos cuidamos, vivimos mejor.

Estamos en un mundo muy exigente y hostil que siempre nos pide un poco más. Una hora más, un atasco más, una mala comida más, un capítulo más, una copa más… Y se lo damos, casi siempre.

Pero cuando nos pasamos, tarde o temprano pagamos el precio, y suele ser mucho más elevado de lo que imaginamos.

Si no paramos cuando es necesario, llega la vida y nos frena en seco.

Ese catarro se convierte en bronquitis, neumonía o pulmonía. Ese esguince se convierte en luxación, en dolor crónico, ese ardor de estómago en úlcera. Esa depresión en un suicidio y esa ansiedad se puede convertir en un Joker.

Hace muchos años que sigo al blog: La crianza con apego es mi forma de cambiar el mundo. Mi manera de cambiarlo es a través de la educación consciente y empoderamiento familiar. Trabajando en la visibilización, la información y la desestigmatización.

¿Me contáis la vuestra?

cropped-hibiscomorado-3.jpg
Hibisco morado en Canarias.

Si quieres mi ayuda puedes contactar en mi web:

Inicio

Y si te gusta lo que publico siempre puedes invitarme a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef

Educación Antirracista para familias

 

La semana pasada  entrevisté, en mi muro de Facebook, a mi compañera Desirée Bela-Lobedde, una afrofeminista muy activa en las redes sociales, madre de dos niñas, comunicadora y gran compañera emprendedora.

La labor de Desirée es francamente extensa, dentro de su faceta de escritora la podéis seguir en numerosas publicaciones, también es columnista habitual en Público, pero sin duda su mayor logro hasta la fecha es su libro: Ser mujer negra en España.

Hace ya tiempo que sigo su carrera y, para mí, es una gran fuente de inspiración porque me obliga a ver esa parte de mí de la que no soy tan consciente: la racista.

En esta entrevista nos viene a hablar de su nuevo programa de Educación Antirracista para Familias, que además de ser muy completo, nos invita a practicar la empatía y ha participar en la mejora de las relaciones interraciales. En este curso podrás:

  • Descubrir el antirracismo desde una perspectiva práctica y real del día a día.
  • Reaccionar ante un comentario o actitud discriminatoria e introducir el tema de la diversidad.
  • Explicar por qué no es apropiado disfrazarse con los trajes típicos de otras culturas.
  • Ofrecer a tu familia y a tu entorno otras historias con referentes diversos.
  • Identificar el síndrome del salvador blanco.

Cómo podrás ver, es realmente generosa y además, enseña desde el cariño, ofreciendo un espacio de seguridad para que tú puedas desmontar el racismo que llevas interiorizado (tú, yo y todas las personas blancas, claro).

De hecho, podrás ver cómo me equivoco en varias ocasiones y ella me corrige con absoluta delicadeza y amabilidad. Creo que es un gran punto a su favor, ya que el error es la base del conocimiento. Hay que cometer muchos para convertirte en una experta en cualquier materia.

 

Si te ha gustado y quieres apuntarte puedes hacerlo aquí.

Y si aún tienes ganas de conocerla más o de ver su trabajo puedes investigar su web.

Espero que este tema te haya resultado de interés, aquí sigo: ampliando redes.

Acompañar el duelo

Cuando escuchamos la palabra duelo parece que se nos encoje el corazón. No sabemos qué decir, cómo reaccionar. Muchas veces metemos la pata o nos invaden nuestras propias nostalgias.

El duelo es un proceso de pérdida emocional. Vivimos muchos duelos a lo largo de nuestra vida. No siempre están asociados a una muerte, perdemos relaciones, parejas, trabajos, situaciones económicas, salud… Y en todas ellas vivimos nuestros duelos casi en silencio y con un halo de “positivismo bienintencionado” por parte de quienes nos rodean.

El tema es que a veces lo único que necesitamos es que nos escuchen, que nos acompañen en silencio, que nos traigan una bebida caliente, que nos ofrezcan un abrazo o hombro en el que llorar.

Es tan fácil, y a la vez tan difícil, como callarse y estar.

Llevo tiempo hablándolo con amigas y personas cercanas, no sabemos acompañar los duelos, no sabemos estar. Parece que decir que todo se va a arreglar, que hay más peces en el mar, que puedes tener otro, que vivió una vida plena o que te vas a recuperar más pronto de lo que imaginas; puede servir de algo a esa persona que lo está pasando mal. Pero en muchos casos sólo sirve para que se sienta peor.

Incluso hay casos en los que se culpabiliza a esa persona por lo sucedido, si hubieras descansado más, si hubieras estado más atenta, si esto, si aquello… Es como intentar apagar un incendio echando gasolina.

También hay muchos casos en los que se intentan controlar los tiempos de las personas: tranquila date tiempo, es pronto para salir, o para volverlo a intentar (intentado frenar su propio proceso) O todo lo contrario: ya llevas mucho tiempo sin salir, te toca superarlo, recupérate, tampoco es para tanto, ya pasó (intentando acelerarlo).

Y es que es complicado transitar el duelo cuando a tu alrededor todo el mundo te dice lo que tienes que hacer, pensar o sentir. Evidentemente, cada caso es diferente, cada proceso lleva sus tiempos, a quienes estamos acompañando nos encantaría tener una cura mágica para sanar las penas y tristezas de la gente. Pero no hay.

En los asuntos emocionales no hay recetas, ni milagros. La única magia es observar y tener paciencia. Sentirse arropada y comprendida. A veces es difícil abrirse y confiar. Nos han enseñado a guardarlo todo dentro, a bloquear nuestros sentimientos y eso es lo que más complica estos procesos internos.

Además de que es lógico encerrarnos y protegernos si nos sentimos juzgadas, humilladas y/o atacadas. Tampoco nos da confianza hablar con alguien que está más centrado en buscar culpables, causas, consecuencias o soluciones. los duelos requieren presente. Aquí y ahora.

pecados capitales
Representación de os pecados capitales.

Dejar el pasado y el futuro aparcados. Eso es lo realmente complejo.

Nuestros cerebros buscan siempre explicaciones para poder trabajar en modo predictivo y así asegurarse nuestra seguridad.

En unos días celebraremos Halloween (aquí le llamamos Samaín) y el Día de Difuntos, y son días escogidos por la humanidad para celebrar la vida y honrar a los muertos, no es casual que sean a mediados del otoño (antes del invierno) y antes de que los días sean cortos y las noches largas.

El ciclo de la vida nos ha acompañado desde tiempos inmemoriales y aún nos cuesta entenderlo y aceptarlo, al menos socialmente. Existen mil maneras de acercarse a la muerte, cada cultura lo vive a su manera, no hay una correcta o incorrecta.

Hacemos lo que podemos con o que tenemos y eso está bien. Cada persona lo vive a su manera: algunas necesitan celebrar la vida, otras enfadarse con el mundo, otras encerrarse en sí mismas. Desde fuera nos puede parecer que ha pasado mucho o poco tiempo, nos puede chocar que esa persona pegue un giro importante a su vida.

Todo lo que podemos hacer es estar: estar presentes, escuchar, observar, preguntar y ofrecer desde el respeto y la humildad. Y tú, ¿cómo vives el duelo?

Restos plásticos en una playa
Restos plásticos en una playa.

Si quieres mi ayuda puedes contactar en mi web:

Inicio

Y si te gusta lo que publico siempre puedes invitarme a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef

 

Cocodrilo

El poder de la palabra

Las palabras son herramientas poderosas. Son los ladrillos con los que construimos nuestros pensamientos, sueños y expectativas. Hoy voy a contarte cómo algunas de esas palabras logran ejercer su poder sobre mí. Y cómo consigo escapar a su dominio.

Todo comienza con una verdad. La verdad es poliédrica para algunas personas, pero no para otras. Personalmente, creo que la perspectiva hace que existan muchas verdades, sobretodo cuando estamos hablando de interacciones humanas.

Una parte de nuestra sociedad se empeña en mostrar los hechos, de la manera más objetiva posible, y para ello eliminan de la ecuación cualquier factor emocional, esto es, lo que nos hace ser humanas. El sentimiento viene cargado de subjetividad, de pasión, de vulnerabilidad y esto, parece que contamina la verdad.

Así que redactamos leyes, normas, protocolos y las ponemos ha funcionar en los lugares comunes, en las instituciones que deberían ser más civilizadas, seguras y asertivas. ¿Y cuáles son las consecuencias?

  1. Autoridad, se emplea la ley para poner a unas personas por encima de otras. Se desplaza el poder para mantener un supuesto orden. Y digo supuesto porque al existir un desequilibrio, la persona con más poder ve legitimado el abuso del mismo en algún momento.
  2. Uniformidad, se usan las normas para homogeneizar a la ciudadanía. Como es complejo contemplar la casuística individual se regulan unos moldes para una hipotética mayoría, en la que luego no encaja nadie.
  3. Futilidad, se usan los protocolos para mantener las cosas como están, sin hacer ningún tipo de mejora, la ausencia de dichas mejoras vacía el sistema de significado y operatividad.
  4. Impunidad, todo lo anterior logra que las personas actuemos según el rango de poder que creemos poseer. Esto provoca que unas personas puedan hacer lo quieran y otras personas no. Y además, estos hechos quedan al margen del bien y del mal. Fuera de toda norma establecida. Por lo que el sistema vulnera el propio equilibrio que presuntamente protege.

¿Cómo pueden las palabras cambiar esto?

Quien me ha leído, o seguido, sabe que mantengo una máxima en mi vida (aunque a veces se me olvide): Sólo puedes actuar sobre tus pensamientos y sentimientos. El resto escapa a nuestro control.

Así que las palabras que te dices a ti misma tienen el poder de cambiar tu realidad. Cuando alguien me dice: Eso no se puede hacer. Yo soy dueña de mi respuesta y de mi reacción. Y por tanto, tengo la capacidad de ampliar mi rango de poder.

Cada vez que logras hacer algo nuevo. Cada vez que consigues que un no rotundo se convierta en un tal vez, o en un sí. Cada vez que te vuelves a levantar. Estás ampliando tu autoridad. Estás rompiendo un molde. Estás implantando una mejora. Estás inclinando la balanza a tu favor.

¿Y cuándo no?

Pues sigues manteniendo las cosas como están. Estás trabajando a favor del sistema inmovilista. Estás adaptándote a las circunstancias. Sobreviviendo. Aceptando la frustración.

¿Debes entonces ampliar siempre tu rango de poder?

Pues es tu decisión. A veces sí, a veces no. En ocasiones tienes energía, otras veces has dormido mal. Existen lugares que te proporcionan la seguridad suficiente, otros sin embargo, te aterrorizan.

Otra frase que suelo decir es: Elige tus batallas. Dosifica tus recursos.

Así de poderosa es la palabra.

Así de potente es el proceso de toma de decisiones.

A lo mejor piensas que las negativas vienen siempre de fuera. Que los problemas y las adversidades son ajenos a ti. ¡Cuidado! Es un error frecuente. La persona que más limita tu capacidad de acción y de decisión eres tú. O en este caso, yo.

Ya lo decía Buda: Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos.

Cuidar lo que te dices a ti misma forma parte de una vida saludable.

De paseo
De paseo

Si quieres mi ayuda puedes contactar en mi web:

Inicio

Y si te gusta lo que publico siempre puedes invitarme a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef

Tomando batidos

La alimentación y las curvas

Esta semana voy a contarte cómo descubrimos el método Aprende a Comer solo o alimentación dirigida por el bebé, mundialmente conocido como Baby Led Weaning (BLW). Vamos, comer comida real, sin purés, papillas y/o preparados comerciales. Y cómo esta decisión fue un peldaño más en nuestro empoderamiento familiar.

Nuestro primogénito padeció de reflujo gastroesofágico por lo que decidimos adelantar la alimentación complementaria, siguiendo la apolillada fotocopia que nos entregó la pediatra (pronto la cambiamos) con aquellas denostadas indicaciones de: comienza con cereales sin gluten en el biberón de la noche con cuatro meses, seguido de zumo de media naranja con media manzana cocida, o pera, o plátano con cinco meses.

Y no sigo porque se me encienden todas las alarmas.

Encontrarás multitud de métodos de introducción de la alimentación, no es que algunos sean buenos, otros malos y otros peores: no. Es que todo lo que rodea a la crianza va a depender siempre de TUS circunstancias y las de TU familia. Así de simple.

Nosotros empezamos con las indicaciones de la pediatra y no nos fueron bien, seguimos las indicaciones de Stivill y fue todavía peor. El conductismo no tuvo cabida en nuestra familia aunque llegara de manos amigas con muy buenas intenciones.

Y ahí es cuando ves que te faltan herramientas.

Así que leí. Mucho.

Sobre la alimentación

Tras ver un vídeo en Youtube de un bebé de 6 ó 7 meses comiéndose un zanco de pollo, se nos pasaron las dudas y decidimos probar con la alimentación autorregulada. Ahora ya existen muchísimos tutoriales: en vídeo, en blogs o en libros sobre el tema pero, en aquel entonces teníamos tres libros de referencia, yo sólo te voy a hablar de uno: El niño ya come solo”de Gill Rapley.

En él podrás encontrar las bases del BLW, los signos a los que prestar atención para poder iniciar la alimentación complementaria pero lo realmente valioso es que te explica lo que implica enseñar a comer y las secuelas físicas y mentales que posee nuestra relación con la ingesta de alimentos. A mí no me enseñaron a comer: me enseñaron a dejar el plato limpio, que es algo muy distinto.

Probando pepinillos
Probando pepinillos

Así comenzamos esta aventura, porque claro, te sientes pionera: como si los seres humanos hubiéramos evolucionado con los purés desde la caverna. Y la sociedad entera te llena de miedos: “¿Y si se atraganta?”, “¿Y si no come lo suficiente?”, “¿Y si le da alergia?”. Tú quieres siempre lo mejor para tu peque.

Y además, nosotros jugábamos en la liga de por debajo de la curva. Nuestra pediatra de aquel entonces nos torturaba con las tablas de las curvas de crecimiento en cada visita. ¿Cuánto come?, ¿Cada cuánto?, ¿Ya habéis introducido los cereales?

La cabeza me daba vueltas.

Hasta que escuché esta conferencia de Carlos González en la que explica claramente que “las gráficas de peso no son caminitos que deben seguir los bebés”. Entre muchas otras informaciones de interés. Pero a mí esta frase fue la que me resonó porque nuestro hijo siempre estuvo por debajo de la raya, tanto en peso como en altura, tal vez la genética tenga algo que ver en el asunto.

Si escuchas la charla, lees el libro o revisas la multitud de blogs que hablan de BLW obtendrás toda la información necesaria para introducir el método, si es el que se adapta a tus necesidades y las de tu peque.

Sobre las curvas

Como bien explica Carlos González el problema de las curvas de crecimiento (peso y altura) es que se están empleando de manera errónea por protocolo y esto es muy peligroso para la salud pública, esto es, ya no sólo la de tu bebé, sino que influye en la salud de toda la infancia. Y esto es un problema grave.

Mi reflexión sobre este asunto, como ya sabes, más allá de juzgar la validez o no de un método, de un protocolo o de un hábito viene siempre de la mano de las emociones y de su repercusión en nuestras vidas, en nuestra sociedad y en el futuro de nuestras hijas e hijos (que es lo verdaderamente relevante).

Y aquí es donde tenemos que pararnos y preguntar:

¿De qué le sirve a una familia que su pediatra haga del peso el mayor problema de salud?

¿Para qué ponemos el foco ahí? ¿qué lógica preventiva encierra? ¿tiene sentido que tu pediatra te indique qué comer, cuánto comer, cómo comer? ¿y además lo haga sin dar ningún tipo de explicación o razón médica?

¿Qué consecuencias tiene no aprender a comer? ¿y qué consecuencias tiene no saber regularse?

Lo sé, lo sé: traigo más preguntas que respuestas. Y ese es mi objetivo: cuestiona, duda, observa, infórmate. Y después: medita, analiza y decide.

¿Qué es aprender a comer bien?

Esta es una de las preguntas que debes responder con sinceridad. Puede que incluso te hagas consciente de tus creencias al respecto.

Comiendo helado
Comiendo helado

¿Qué es comer bien? ¿Vaciar el plato? ¿Comer de todo? ¿Hacer cinco comidas al día? ¿Desayunar mucho, comer menos y cenar poco?

¿Comer muchas verduras? ¿Ingerir pocas grasas? ¿Evitar los lácteos, el gluten, el azúcar? ¿Evitar los productos de origen animal? ¿Evitar los alérgenos?

¿Qué es para ti comer bien? ¿Cómo quieres que coma tu bebé? ¿Cómo quieres que coma cuando sea una persona adulta? 

Estas cuestiones son las que debemos pensar detenidamente antes de tomar ninguna decisión al respecto, porque así como las curvas de crecimiento no son caminitos, las pautas de tu pediatra tampoco. Cada bebé es diferente y tiene necesidades diferentes.

Tu bebé es original, único, extraordinario, singular. Y tú eres quien mejor le conoce.

Tomando batidos
Tomando batidos

Si quieres mi ayuda puedes contactar en mi web:

Inicio

Y si te gusta lo que publico siempre puedes invitarme a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef