Maternidad y feminismo

Empiezo este cuaderno con una reflexión sobre mi maternidad, en la que me gustaría exponer mis posturas feminista y ecologista.

En primer lugar, quiero dejar claro que esto no es una justificación, desde que nos quedamos embarazadas la sociedad nos infantiliza y nos cuestiona cada decisión que tomamos en el proceso de gestación y puerperio. Pasamos de ser adultas capaces y responsables a ser unas locas hormonadas e hipersensibles. Mi postura al respecto es que la sociedad debería apoyarnos y facilitar toda la información sin esos aires paternalistas. La maternidad es nuestro mayor poder y como tal debe ser tratado.
Y esto significa asumir una gran responsabilidad, por lo que hacerlo sin miedo, de manera consciente e informada será la manera que nos dará fuerza y templanza para soportar perder el control. Porque la primera cosa que aprendes como madre es que la vida es la que controla y que nosotras somos sólo dueñas de nuestras decisiones. La capacidad de improvisación, de resiliencia, de adaptación a los cambios es la que nos permite avanzar, fluir con la vida.

Por tanto, cuando la sociedad nos infantiliza, en realidad nos impide fluir, nos obliga a luchar por el control, nos desorienta y confunde. Esto debería cambiar. Nuestra sociedad sería más fuerte y justa con madres empoderadas y resilientes.

En algún momento, el patriarcado se dió cuenta de esto (intuyo que en la edad media) y encontró múltiples formas para controlar y oprimir a la mujer y despojarla de su poder y sabiduría. Y trasladarlos a los hombres… Así debieron de nacer la medicina, la educación, la economía… Campos del conocimiento que nos pertenecían y que nos daban gran poder.
Y en algún momento, (intuyo que en el siglo XIX) esta opresión se llevó también el apego… Así debió nacer la psicología.

El feminismo forma parte de mis valores porque reivindica la igualdad de derechos entre hombres y mujeres pero eso no significa que seamos iguales. Y de hecho, somos diferentes, en muchos aspectos y en algunas necesidades.
Durante la maternidad he tenido que revisarme a mí misma a cada paso, en cada decisión importante. Me he descubierto pensando que lo que más me importa es mi familia, mi tiempo en familia es mi mayor tesoro y muchas veces me he preguntado si esto es así por la educación que recibí, por mi bagage cultural, por la sociedad patriarcal en la que vivo… Y siempre me respondo que no. Que soy así. Que siento así… Se pueden modificar las conductas, se pueden manipular los pensamientos pero: qué pasa con los sentimientos?

Responda lo que responda, al final siempre llego a la misma conclusión, lo importante es que podamos elegir. La libertad es una elección. Y cuando dicha elección ha sido sin coacciones es totalmente respetable, tanto si queremos vivir solas, acompañadas, con carrera profesional, con familia o sin ella. Lo que cuenta es que podemos hacer esa elección y no deberíamos tener que justificar cada paso del camino a las demás.

Entonces, desde una perspectiva feminista vale cualquier tipo de maternidad?

Personalmente creo que cada madre vive su maternidad de diferente forma, yo he elegido criar de forma natural y con apego. Y esto también ha sido una elección meditada e informada.

La crianza natural fundamentada en la lactancia materna, el porteo y el colecho ha sido mi forma de entender la maternidad, la forma que respeta mis valores e ideales porque es la que menos impacto ecológico genera, porque es la que me aporta seguridad en mi relación con mi familia y porque es la que me conecta con el mundo y la naturaleza.

En esto mis valores ecologistas han pesado mucho, al apostar por la lactancia materna, el alimento lo produzco yo, sin intermediarios, sin tóxicos, sin explotación animal, sin transportes largos y costosos. Totalmente adaptada a las necesidades del bebé.
Además, te despojas de multitud de trastos e inventos a cada paso que doy, me hacen falta menos cosas: no necesito: biberones, tetinas, chupetes, esterilizadores… Ni tampoco el espacio para guardarlos, ni los recursos para calentarlos, limpiarlos.
Con el porteo, el bebé va pegado a mí, en una postura que facilita su maduración y el contacto conmigo me da la tranquilidad de saber (o al menos intuir) sus necesidades con rapidez. Y nos ahorramos los carritos, capachos y sillitas.
Con el colecho facilitamos la lactancia materna y los vínculos familiares. Y nos ahorramos la cuna, la minicuna, el Moisés, las sabanitas, las chichoneras, los miniedredones… Y el espacio y su montaje.

Y cuando empiezas ya vas descubriendo más: los pañales y las compresas de tela. La alimentación sin papillas.

La vida sin consumismo es más sencilla.

Y el apego me conecta con mi parte más humana y sensible. Me obliga a estar al 100% con mis hijos, aquí y ahora. Me obliga a aprender a respetar y a respetarme a mí misma. Me veo a través de sus ojos y veo cuánto tengo que desaprender, cuánto por mejorar.

Cuando hablo de esta forma de criar algunas personas tienden a confundir términos… Para algunas parece que estoy malcriando, consintiendo o educando sin límites.

Y no es así, se trata de criar desde el respeto, desde la comprensión y desde el afecto. Se trata de entender que todas esas cosas molestas que hacen las niñas, y los niños, son para aprender, o porque forman parte de su desarrollo, o porque necesitan conectar con nuestra esencia. Significa que tenemos que estar: aquí y ahora. Y al 100%. No les vale que estés pero con la cabeza en otra parte, o que estés pero planchando ropa.

El apego me empodera como mujer, la lactancia me empodera como mujer, la crianza me empodera como madre que soy y que he venido a este mundo a dejar mejores personas. Que sepan respetar y ser empáticas, asertivas, sinceras, auténticas y seguras de sí mismas.

Anuncios

One thought on “Maternidad y feminismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s