Juguetes que piden versus juguetes que molan

A veces, tenemos que perdernos para encontrar el camino. A veces, tenemos que tener expectativas para poder avanzar.

Una vez acabadas las navidades he querido hacer balance de lo que han supuesto los regalos, no sólo por el coste material, sino por la satisfacción emocional.

Cuando deseamos algo, y nos ilusiona, puede que simplemente nos inspire, que lo usemos todos los días, que no sea lo que esperábamos o que supere nuestras expectativas.

Esto mismo les pasa a los peques cuando reciben los regalos. Pero sin filtro emocional… Y mientras los abren, ahí estamos nosotros esperando nuestra recompensa: su sorpresa, alegría y entusiasmo.

Aunque no siempre es así.

A veces, lo que deseaban hace una semana o 15 días ya no es lo que quieren. A veces, se lo imaginaban de otra manera, de otro tamaño, con otras características… Y sus caras muestran decepción, tristeza, enfado.
Para eso no solemos estar preparados. Y es que en el fondo creemos que la magia navideña siempre va a “acertar” y responder a los deseos del peque.

Por mucho que pensemos que ciertos juguetes serán más utilizados o aprovechados (en nuestro caso: puzzles, disfraces, construcciones de madera…). Siempre habrá juguetes que desean y piden y no sean de nuestro agrado (en nuestro caso: power rangers y transformers). Sin embargo, también son necesarios.

Por qué? Muchas veces son un nexo entre compañeros para jugar o iniciar una conversación. Otras veces, son un deseo de alcanzar un status en el grupo, como un reclamo, tengo este juguete para que vengas a jugar a mi casa.

También nos debemos preocupar por encontrar un equilibrio entre los que piden y los que necesitan. Recordando siempre que el mejor juguete es el que nos aporta tiempo de calidad juntos.

Termino con una frase que compruebo cada vez que mi casa se ve invadida por juguetes: “Cuanto menos estructurado es un juguete, más facilita la imaginación del niño”.

Y así… Mi salón está siempre lleno de cajas de cartón, recortes de papel, pinzas de la ropa, gomas elásticas y cinta de carrocero.

One thought on “Juguetes que piden versus juguetes que molan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .