Uncategorized

El camino al infierno está plagado de buenas intenciones

Qué difícil es escribir y no dejarse a alguien en el tintero. Hoy mis palabras se las quiero dedicar a todas las madres que no pueden, o no han podido vivir la maternidad que ellas querían. Y muy especialmente para una querida amiga que está pasando por una depresión postparto.

El otro día se sinceró conmigo y me dejó muy sorprendida todo lo que me contó. Me sentí la peor amiga del mundo. Y me embargó esa sensación de culpa que de vez en cuando planea por mi mente. Y es que siempre podemos hacer más (Algunas somos muy exigentes con nosotras mismas)

Me preocupó mucho el simple hecho de no haber estado ahí cuando ella más me necesitaba… Qué afortunado es Dios que es tan ubicuo y omnisciente!

Yo estaba tan centrada en mis propios asuntos que ni me enteré, pensé que estaría muy ocupada con su bebé recién nacido y con su niña mayor. Y no supe leer las señales. Y cuando miro hacia atrás veo que hubo unas cuántas!

Sé que no es suficiente escribir esto y no sé si algún día podré compensarte, pero seguro que lo intentaré. Esto es sólo un comienzo.

Sé también que ahora estás en un pozo negro, que te cuesta cada respiración, que no ves la luz, que no encuentras la paz. Pero confío en que te vas a recuperar. Sé que lo lograrás.

Puede que tuvieras muchas expectativas que no se han cumplido pero algún día verás los logros, que son muchos… Eso espero.

Ya te lo dije: Echaste el resto! Gastaste todas tus fuerzas! Ahora tienes que recuperarte!! Duerme. Duerme. Come. Respira. Duerme. Duerme más…

Pronto volverás a la calma. Te verás reflejada en los ojos de tus hijos y comprenderás que te están devolviendo todo el amor que les has entregado, que es inconmensurable! Inabarcable!

Verás que fuiste víctima, otra vez, de un sistema cruel e inhumano, que luchaste más de lo que podías, que aún lo haces, que para vencerle tenemos que cambiar el mundo… Juntas!

Te quiero mucho amiga, ahora entiendo que muchas cosas que te dije te causaron daño, aunque mis intenciones fueran buenas… La lactancia materna es difícil, el sistema nos hizo olvidar nuestra esencia, nuestra naturaleza… Nadie te culpa, tuviste dolor… Mucho dolor! Déjalo ir… Recupérate!!

Las cosas se complicaron en contra de tu voluntad, la estancia en neonatos debería facilitar tu lactancia y vuestra recuperación, favorecer vuestro piel con piel, vuestro tiempo juntos. Tú lo reclamaste, lo exigiste, lo luchaste, tu responsabilidad acaba ahí.
La culpa no aporta nada. Déjala ir… Respira!! Y duerme!!

Seguiré buscando palabras de ánimo y aliento para ti pero, sobretodo estaré prestándote mi hombro y mis oídos. Habla. Desahogarte es primordial!! Sácalo todo fuera!! Llora. Grita. Aúlla. Lo que haga falta.

Te quiero mucho. Recuerda.
Juntas logramos imposibles!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s