familia, menores, servicios sociales

Quién piensa en l@s niñ@s?

Veo en las noticias el caso del parricidio en Godella y todos los comentarios que se generan alrededor de esta desgracia y siento el impulso de hacer una reflexión al respecto: en qué momento empezaron a importarnos?

Es cierto que a algunas personas le importa mucho la vida de los niños y niñas antes de nacer. A muchas otras les escandaliza ante casos extremos en los que: se suicidan porque ya no aguantan el bullying, los matan las novias de sus padres, los asesinan sus propios padres y/o madres, aparecen cadáveres en una playa o bien enjaulados en una frontera.

Pero, por qué no nos volcamos antes de que sucedan todas estas injusticias? Tal vez muchas pensemos que para eso pagamos impuestos, para que se ocupen de ellos los Servicios Sociales… No vamos a ser nosotras, las ciudadanas de a pie las que podamos intervenir o hacer algo. Y en cierto modo, es cierto, no podemos hacer mucho. Pero tal vez sí podemos hacer pequeños gestos.

Está en la naturaleza de muchas no tomar partido, no implicarse, evitar el conflicto… Y está bien,es totalmente legítimo y comprensible. A veces, no merece la pena meterse en un jardín. Lo que sí podemos hacer es dejar de ser cómplices de algunas conductas. Dejar de pensar en lo malo que es ser “el chivato”, al menos en ciertas ocasiones.

Os voy a contar algo que me sucedió hace años. Yo vivía en una de esos pueblos de extrarradio que llaman ciudad dormitorio. En un edificio enorme con muchas viviendas en cada piso. Un día se mudaron unas vecinas nuevas a la puerta de al lado, entre semana escuchábamos muchos gritos,llantos y todo tipo de discusiones acaloradas en otro idioma. Y el fin de semana era todo fiesta, música alta, jarana y risas.

Así era su rutina, y a mí tampoco me molestaba porque yo solía trabajar mucho y, casi no estaba en casa. Un día, cuando entraba en el portal, salía una de mis vecinas con un chico que le dio un bofetón que la tiró al suelo… Rápidamente me acerqué y le pregunté si estaba bien, ella me dijo que sí, que estaba bien. Yo le dije que no se merecía ese trato. El chico la ayudó a levantarse y me dijo a mí que lo sentía mucho que no había sido su intención, que todo estaba bien.

Yo me quedé con la mosca detrás de la oreja, así que cuando me fui a tomar un café con mi vecina de enfrente, se lo comenté. Y ella me dijo que también había visto cosas raras. Que a ella le parecía que era un “piso de mamis”.

Jamás había oído tal expresión. Un piso de “mamis” es una vivienda en donde viven mujeres que traen engañadas para que ejerzan la prostitución. Al principio, viven con total tranquilidad, y mientras viven ahí las van “convenciendo” para que se prostituyan, unas veces con zalamerías, otras con amenazas y algunas pocas a base de palos y chantajes.

Yo me quedé horrorizada y dije vamos a denunciarlo, mi vecina me dijo que ella me acompañaba y allá nos fuimos. Cuando llegamos al cuartelillo de la guardia civil, nos atendió un “veterano” que escuchó nuestra historia y nos explicó que si queríamos denunciar los hechos teníamos que dejar nuestros datos. Y claro, ahí nos echamos atrás, vivíamos puerta con puerta, y si nos hacían algo? Y si nos llamaban a la puerta y nos amenazaban? Y si nos hacían daño? O algo peor…

Poco tiempo después me quedé embarazada y nos mudamos, en una clase de la facultad abordaron el tema de cómo ayudar a menores en riesgo exclusión social, y nos hablaron del teléfono del menor. Y claro, se me encendió la bombilla, eso tendría que haber hecho!! Llamar al teléfono del menor, poner denuncia anónima (es fácil consultarlo en Internet, cada comunidad tiene el suyo) suele ser además gratuito y según los hechos van a comprobar la situación.

No me había dado cuenta de que, efectivamente, en medio de aquel drama, había un niño pequeño de unos 2 años,inmerso en ese ambiente tóxico. Y que quizás a través de él, podría ayudar a su madre y a todas sus compañeras (al menos 4 mujeres diferentes convivían mientras yo estuve allí).

Seguramente, podría haberlo dejado pasar, no era mi problema… Pero, ante una situación de violencia, maltrato o indefensión creo que nadie debería quedarse impasible, ante una mala conducta, creo que hay que decir algo, hacer algo. Tenemos demasiado normalizada la violencia.

El otro día, en la piscina, mientras esperaba a que salieran mis peques, un padre le dio un cachetito en el culete a su hijo de unos 2 años, le decía: vamos si no quieres que te ponga rojo el culo”. Y nadie hicimos, ni dijimos nada. Y estuvo mal.

Estuvo mal el comportamiento del padre pero, también el mío y el de las demás adultas que allí estaban. Y os soy sincera, cada día me genera más asco, o repugnancia, no actuar ante una situación así. Claro que no le dio fuerte, ni le hizo daño pero, es que no deberíamos consentir ni ese nivel de violencia.

Algunas trabajadoras sociales respondieron ante la noticia del parricidio de Godella, diciendo que los servicios sociales están saturados. Otras que el papeleo burocrático hacía que los procesos fueran muy lentos, otras que en realidad quien toma la decisión sobre qué hacer en esos casos es la fiscalía de menores. Y yo las creo, las creo a todas, también creo que algunas profesionales actúan en la medida de la complejidad que se encuentran.Pero sobretodo creo que si la sociedad en general no admitiésemos ciertas conductas, si no tolerásemos la más mínima violencia, seguramente aligeraríamos mucho el trabajo de los servicios sociales, y por ende, el de los tribunales.

Tal vez me equivoque pero si queremos un mundo más amable y pacífico, no podemos consentir estas prácticas. Y tú, qué opinas?

dav
dav
Anuncios
conciliación, feminismo, menores, mujeres, Uncategorized

LA GUERRA DE CUIDADOS

Uy, no! Guerra no: Huelga! Era huelga de cuidados. Huelga de cocinar, fregar, llenar la nevera. Huelga de apuntar citas médicas, de pasear al perro, de darle de comer, de pagar facturas, de llenar la nevera, de hacer las camas, de doblar la ropa y meterla en el armario… Huelga de acompañar al hospital, de hacer recados, de preocuparse por que estén aseados, nutridos, calentitos y abrigados.

Es difícil eh?

Te ves ahí, contra la espada y la pared: Cómo voy a dejar a mi perro sin paseo!?!? O a mis hijas sin comer?!?! O a mi madre sin ir a su cita médica?!?!

Pues que lo haga tu pareja… Qué???

No va a querer.
No va a saber.
No va a poder.

Y si, al menos, lo proponemos. Sin presiones. Sin obligaciones. Tan sólo por ver qué pasa.

Nuestra cultura nos hace imprescindibles pero, es así? No se trata, al menos en parte, de darle la vuelta a estas situaciones.

Muchas sentimos que no podemos sumarnos del todo a esta huelga, que no tenemos más remedio que hacer servicios mínimos. Hasta tal punto que, ni siquiera nos planteamos decir a nuestras parejas, compañeros o familiares que el 8 de Marzo que asuman nuestra parte en la carga mental, en las tareas del hogar o en algunos cuidados.

Menuda chorrada! Eso no va conmigo! Van a pasar de todo! Nooo!

Seguramente más de uno torcerá la cara, dirá alguna cosa del estilo: entonces tu vas a hacer mi trabajo el sábado? O es que como nunca me dejas hacer nada pues no sé hacer nada. O eso es tu problema no el mío.

Pues mira, si es así, al menos habrás dado el primer paso,o no? Y también puedes prepararte algunas respuestas:

Nuestra casa es responsabilidad de ambos: imagina que estoy enferma.
Sabes qué, tienes razón: vamos a por tu primera vez.
Sí es mi problema, por eso te pido ayuda.

Esto son sólo ejemplos, siempre puedes buscar tus propias respuestas, busca empatizar, no acusar. Y piensa que puedes aprovechar los silencios para pensar antes de dar una respuesta a la defensiva.
Esto en lo que se refiere hacia afuera pero, qué pasa en relación a lo que tú sientes al respecto? Qué sientes cuándo te han hablado de huelga de cuidados?

Has sentido miedo?
Has sentido que pierdes el control?
O que puedes ser prescindible?
Te ha descolocado?

Tal vez simplemente la has rechazado sin cuestionarte nada. Y así, que la hagan las que puedan… Perfecto: eso está bien.
Y ojo, que cada una conoce sus circunstancias, que no es lo mismo cuidar un bebé, que una abuela, un adolescente o una niña de 5 años.

Tal vez, y digo solo, tal vez, a algunas nos va llegando el momento de dar otra vuelta de tuerca. O no?

aceptación, salud, Uncategorized

Y YO MÁS, Y YO MEJOR

Y YO MÁS, Y YO MEJOR…

IMG_3231Es el mantra de esta sociedad, sobretodo de las generaciones anteriores. Sí ya sé, notallpeople, sé que hay gente que no es así de competitiva. De hecho, procuro rodearme precisamente de esa gente y ya sé que cuando generalizamos estamos siendo injustas con una parte pero, cuanto más me alejo de ese mantra, más me llama la atención.

Qué hay detrás de esta carrera? Por qué esa necesidad de ser mejores que las demás personas? De encontrar el descuento más barato, la mejor escuela, el vestido más chic, el coche con más potencia, los mejores valores del informe PISA… Por qué? Y lo que es más importante: Para qué?

Realmente, esa superioridad nos aporta bienestar? O autoestima? O seguridad en nosotras mismas? Nos conecta con el mundo? Nos da paz mental o anímica? Es un status real? Hace que seamos más populares o tengamos más amig@s?

Dime, lo crees así?

Te llena tener el mejor coche?

Te anima llevar el pintalabios más chic?

Te motiva comprar el bolso más exclusivo?

Qué valor te aporta que tus masajes sean más baratos que los de tus vecin@s?

Qué ganas explicando a tus amig@s que tus dolores son los peores?

O que tus hij@s son los más precoces?

Es verdad que a los seres humanos nos encantan las clasificaciones y las listas, nuestro cerebro trabaja así, porque así es capaz de organizar toda la información que recibe… Seguramente, existan otras formas pero, esta es la nuestra… Ahora bien, el valor que le damos al número 1 está desmedido. Acaso no es genial ser el número 2, o el 3… O valorar diferente? Porque para tí puede ser lo más que tus masajes sean baratos pero para otra persona cuenta más a calidad, o el trato agradable… Y está bien: por qué hacer de ello una competición?

IMG_3307

Hace años trabajé en un bazar, y mi jefa siempre me, decía que fuera a preguntar a otros bazares: qué tal os va? El negocio va bien? Y siempre recibía la misma respuesta: Mal, muy mal: este mes es peor de todos… Sin embargo, las estanterías siempre estaban llenas de mercancía, cada mes mejoraban algún aspecto del negocio (el método de cobro, las cámaras de vigilancia, los cuartos de baño…) Estaba claro que mentían, y mi jefa lo sabía perfectamente, así que ella se preocupaba mucho por aparentar la misma prosperidad, aunque después comiera cada día pasta o arroz… Las apariencias eran clave.

Crees que ella era feliz así? O que su salud era buena?

O incluso que su negocio iba bien con dicha estrategia?

Llevo años, pero muchos años, desprendiéndome de esa necesidad de competitividad. He dejado de decir frases tipo: Uy! Pues eso no es nada, si yo te contara… O pues la mía es mejor… O pues conozco a una que era mejor… O pues yo estoy fatal, si tú supieras…

Vaaale, sí. Aún se me puede escapar alguna: no soy perfecta. Pero, de verdad que cada vez está menos en mi ánimo competir. Lo voy cambiando por otro afán, ahora quiero conectar y comprender.

Conectar, ponerme en tus zapatos. Comprender, saber qué te preocupa y ver en qué te puedo ayudar. Me gusta ayudar.

Me gusta ser amable.

Aunque a veces, piensen que soy ingenua, o incluso tonta…

Crees que no me entero pero en realidad sí, lo que pasa es que ya no me importa ser la número 1. Ahora sé que lo que realmente me llena es ser auténtica, incluso con mis incoherencias. Que las tengo, tú no?

Ojo que mucha gente incluso compite por tener una especie de superioridad moral… Y son las personas que más ayudan, las que más escuchan, las más abnegadas… Yo no eh? Yo soy buena dentro de mis límites, y me importa poco caerle mal a alguna gente, es que tengo claro que no puedo encajar en cualquier parte: no soy un comodín.

dav

Esto es fluir. Llegar a un sitio: Observar. Interaccionar. Sentir. Pensar. Sacar conclusiones. Interaccionar. Observar. Pensar. Sentir y tomar una decisión. Aquí encajo? Sí, pues me quedo. Aquí encajo? No, pues me voy.

Y tú? Encajas?