Quién piensa en l@s niñ@s?

Veo en las noticias el caso del parricidio en Godella y todos los comentarios que se generan alrededor de esta desgracia y siento el impulso de hacer una reflexión al respecto: en qué momento empezaron a importarnos?

Es cierto que a algunas personas le importa mucho la vida de los niños y niñas antes de nacer. A muchas otras les escandaliza ante casos extremos en los que: se suicidan porque ya no aguantan el bullying, los matan las novias de sus padres, los asesinan sus propios padres y/o madres, aparecen cadáveres en una playa o bien enjaulados en una frontera.

Pero, por qué no nos volcamos antes de que sucedan todas estas injusticias? Tal vez muchas pensemos que para eso pagamos impuestos, para que se ocupen de ellos los Servicios Sociales… No vamos a ser nosotras, las ciudadanas de a pie las que podamos intervenir o hacer algo. Y en cierto modo, es cierto, no podemos hacer mucho. Pero tal vez sí podemos hacer pequeños gestos.

Está en la naturaleza de muchas no tomar partido, no implicarse, evitar el conflicto… Y está bien,es totalmente legítimo y comprensible. A veces, no merece la pena meterse en un jardín. Lo que sí podemos hacer es dejar de ser cómplices de algunas conductas. Dejar de pensar en lo malo que es ser “el chivato”, al menos en ciertas ocasiones.

Os voy a contar algo que me sucedió hace años. Yo vivía en una de esos pueblos de extrarradio que llaman ciudad dormitorio. En un edificio enorme con muchas viviendas en cada piso. Un día se mudaron unas vecinas nuevas a la puerta de al lado, entre semana escuchábamos muchos gritos,llantos y todo tipo de discusiones acaloradas en otro idioma. Y el fin de semana era todo fiesta, música alta, jarana y risas.

Así era su rutina, y a mí tampoco me molestaba porque yo solía trabajar mucho y, casi no estaba en casa. Un día, cuando entraba en el portal, salía una de mis vecinas con un chico que le dio un bofetón que la tiró al suelo… Rápidamente me acerqué y le pregunté si estaba bien, ella me dijo que sí, que estaba bien. Yo le dije que no se merecía ese trato. El chico la ayudó a levantarse y me dijo a mí que lo sentía mucho que no había sido su intención, que todo estaba bien.

Yo me quedé con la mosca detrás de la oreja, así que cuando me fui a tomar un café con mi vecina de enfrente, se lo comenté. Y ella me dijo que también había visto cosas raras. Que a ella le parecía que era un “piso de mamis”.

Jamás había oído tal expresión. Un piso de “mamis” es una vivienda en donde viven mujeres que traen engañadas para que ejerzan la prostitución. Al principio, viven con total tranquilidad, y mientras viven ahí las van “convenciendo” para que se prostituyan, unas veces con zalamerías, otras con amenazas y algunas pocas a base de palos y chantajes.

Yo me quedé horrorizada y dije vamos a denunciarlo, mi vecina me dijo que ella me acompañaba y allá nos fuimos. Cuando llegamos al cuartelillo de la guardia civil, nos atendió un “veterano” que escuchó nuestra historia y nos explicó que si queríamos denunciar los hechos teníamos que dejar nuestros datos. Y claro, ahí nos echamos atrás, vivíamos puerta con puerta, y si nos hacían algo? Y si nos llamaban a la puerta y nos amenazaban? Y si nos hacían daño? O algo peor…

Poco tiempo después me quedé embarazada y nos mudamos, en una clase de la facultad abordaron el tema de cómo ayudar a menores en riesgo exclusión social, y nos hablaron del teléfono del menor. Y claro, se me encendió la bombilla, eso tendría que haber hecho!! Llamar al teléfono del menor, poner denuncia anónima (es fácil consultarlo en Internet, cada comunidad tiene el suyo) suele ser además gratuito y según los hechos van a comprobar la situación.

No me había dado cuenta de que, efectivamente, en medio de aquel drama, había un niño pequeño de unos 2 años,inmerso en ese ambiente tóxico. Y que quizás a través de él, podría ayudar a su madre y a todas sus compañeras (al menos 4 mujeres diferentes convivían mientras yo estuve allí).

Seguramente, podría haberlo dejado pasar, no era mi problema… Pero, ante una situación de violencia, maltrato o indefensión creo que nadie debería quedarse impasible, ante una mala conducta, creo que hay que decir algo, hacer algo. Tenemos demasiado normalizada la violencia.

El otro día, en la piscina, mientras esperaba a que salieran mis peques, un padre le dio un cachetito en el culete a su hijo de unos 2 años, le decía: vamos si no quieres que te ponga rojo el culo”. Y nadie hicimos, ni dijimos nada. Y estuvo mal.

Estuvo mal el comportamiento del padre pero, también el mío y el de las demás adultas que allí estaban. Y os soy sincera, cada día me genera más asco, o repugnancia, no actuar ante una situación así. Claro que no le dio fuerte, ni le hizo daño pero, es que no deberíamos consentir ni ese nivel de violencia.

Algunas trabajadoras sociales respondieron ante la noticia del parricidio de Godella, diciendo que los servicios sociales están saturados. Otras que el papeleo burocrático hacía que los procesos fueran muy lentos, otras que en realidad quien toma la decisión sobre qué hacer en esos casos es la fiscalía de menores. Y yo las creo, las creo a todas, también creo que algunas profesionales actúan en la medida de la complejidad que se encuentran.Pero sobretodo creo que si la sociedad en general no admitiésemos ciertas conductas, si no tolerásemos la más mínima violencia, seguramente aligeraríamos mucho el trabajo de los servicios sociales, y por ende, el de los tribunales.

Tal vez me equivoque pero si queremos un mundo más amable y pacífico, no podemos consentir estas prácticas. Y tú, qué opinas?

dav
dav
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s