Mi misión profesional

Tal vez debería haber escrito este artículo hace mucho tiempo. Desde que comencé a estudiar educación social he tenido que explicar a qué me dedico. Algunas compañeras y yo misma grabamos un breve vídeo para explicar ¿qué es eso de la educación social?(podéis ver nuestra gran obra aquí).

Al terminar, tenía muy claro que mi verdadera profesión estaba por inventar, es curioso, me coincidió el final de la carrera con mi primer puerperio. Creo que fui de las primeras en hacer un examen mientras daba de mamar a mi bebé. Puede parecer un dato absurdo pero luego entenderás el por qué de su relevancia en esta historia.

Total, que pasaron los años y yo me volqué en la crianza de mi hijo, mientras me seguía formando en pedagogía, leyes, lactancia, alimentación… Ser madre requiere un conocimiento holístico de lo que es un ser humano y su desarrollo. Evidentemente no todas las madres adquirimos el mismo conocimiento, pero nos convertimos en expertas de nuestro hijo, único, especial e irrepetible.

Fue tras casi tres años de maternidad que me quedé embarazada por segunda vez y en mi eterna carrera de voluntaria, de asociacionismo y activismo social, me sumergí en los entresijos de una asociación de lactancia y crianza. Y aquí descubrí mi ikigai, mi objetivo vital.

Ikigai es una palabra de origen japonés que sirve para designar ese punto en el que confluyen tu profesión, tu pasión, tu vocación y tu misión en la vida. Y la mía es guiar a las familias en sus crianzas, en sus decisiones, en su forma de hacer, sentir y vivir.

Algunas personas tardamos mucho en descubrir nuestros talentos, nuestra vocación, o simplemente qué es lo que se nos da bien en la vida. Hay un proverbio chino que dice: “Ningún copo de nieve cae en el lugar equivocado.” Y es en ese momento: en el que una familia se marcha tras una asesoría; cuando me doy cuenta de que cada paso de mi vida me ha traído hasta aquí, y que aunque parezca raro, necesité cada uno de ellos para convertirme en la experta que soy ahora.

Mi experiencia personal me ha permitido ser experta en varios ámbitos:

  1. La mediación: no sólo he estudiado sobre la resolución de conflictos, sino que tengo una experiencia muy amplia, mis más de 25 años en el tejido asociativo me han permitido bregar con todo tipo malentendidos, intereses personales opuestos al bien común, debates, discusiones, conflictos.
  2. La comunicación: ciertamente la comunicación escrita no es mi fuerte, sin embargo se me da fenomenal la comunicación de tú a tú, en presencial gano mucho. Sé escuchar con auténtica atención. Y puede que mi fuerte sea que mi curiosidad me posibilita realizar preguntas poderosas. De esas que te dan impulso.
  3. La crianza: tengo dos hijos: un niño y una niña, son como el día y la noche, he pasado por numerosas dificultades, y las he superado (casi todas). Me he empapado de sus ocurrencias, de sus aprendizajes, han sido mi motor para formarme en multitud de áreas, desde el desarrollo humano hasta la lactancia. Por lo que tengo una perspectiva amplia de la crianza.
  4. La educación emocional: mi talento innato, pero que he cultivado a lo largo de toda mi vida, tanto de forma teórica como práctica. Tengo una capacidad de empatía que sorprende (con los años he visto que desde siempre).
  5. La innovación: Y aquí es dónde la anécdota que te he contado antes cobra su relevancia, porque he sido pionera en muchos campos. No sólo en solicitar poder amamantar a mi bebé recién nacido. Fui de las primeras niñas que quise jugar al fútbol. De las primeras mujeres en dedicarme al sonido directo. De las primeras estudiantes en lograr un presupuesto de 6 cifras para organizar unas jornadas anti-patriarcales en una universidad pública gallega. Soy exploradora, me gusta abrir camino en la sociedad y propagar la tolerancia, el respeto, la diversidad y la solidaridad.
  6. El aprendizaje: he estudiado en todo tipo de circunstancias, formatos, épocas vitales, niveles… Pero es que además, me sigo especializando en el funcionamiento del pensamiento, en neurobiología, en desarrollo cerebral.

Así que, todas estas piezas han creado el puzzle de habilidades que me conforman, que me hacen amar la profesión de la educadora social, sentir pasión por la capacidad de encontrar espacios comunes de entendimiento, ser capaz de ofrecer apoyo, guía y soluciones personalizadas a mis clientes o tener clara mi meta en la vida.

TBF_9448

Si quieres mi ayuda puedes contactar en mi web:

Inicio

Y si te gusta lo que publico siempre puedes invitarme a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .