El poder de la presión de grupo

 

Hace muchos años, ya no recuerdo la fecha exacta, en mi mente recuerdo tener unos 20 años (pero puede que ya tuviera 25 ó 26), viví un suceso paranormal.

Era un día de verano, de esos en los que por la noche se está a gusto (de esas que no necesitas chaquetita), entre semana no solía salir demasiado y casualidades de la vida, cuando volvía a mi casa, serían las doce o la una de la madrugada, en una de las plazas más emblemáticas de mi ciudad, me encontré a un amigo tocando un didgeridoo (diyiridú) y como me apeteció pues me quedé con él un rato, a disfrutar la noche, las estrellas y la calma.

Al cabo de un rato, apareció un grupito de 5 peregrin@s: Un argentino, una inglesa, una alemana, una austríaca y un italiano. Sé que parece un chiste pero os aseguro que no lo fue, en Santiago de Compostela, durante la canícula, lo difícil era encontrarnos a dos picheleiros de pura cepa a las dos de la madrugada (así que tal vez, fue más raro para ellos encontrarnos a nosotras que al revés). Total, que me desvío del tema, allí se unieron a nosotros y nos contaron anécdotas del camino, cantamos y reímos.

Cuando de pronto…

A la chica austríaca le dió una extraña convulsión, rodó unas cuántas escaleras hacia abajo y salió corriendo poniendo unas voces extrañísimas y gritando en alemán.

Fue un momento impactante, de hecho hacía tiempo que no lo rememoraba pero aún puedo escuchar esas voces infernales en el eco de la Quintana, rebotando contra las paredes de la catedral.

Total, que ni corta ni perezosa, me dispongo a sacar el móvil del bolso para llamar a una ambulancia y la chica inglesa me coge las manos, me mira y me dice: No, we need your faith. She’s got a demon inside. We need a priest. (Para quien no sepa inglés,os hago una traducción de lo que yo entendí: No, necesitamos tu fe. Ella está poseída. Lo que necesita es un cura). Seguramente, me dijo muchas más cosas pero lo que yo recuerdo fue así.

Y así las cosas, me guardé el teléfono y me vi formando parte de un grupo energético para exorcizar un demonio maligno del interior de una peregrina a las tres de la mañana a los pies de la catedral de Santiago de Compostela. Incluso me fui con el chico argentino por los conventos de los aledaños gritando: ¡Necesitamos un cura! ¡Necesitamos un cura!

Aún me cuesta entender cómo me dejé llevar por esa situación rocambolesca, dado que  aunque tenga cierta parte espiritual, ni soy creyente,ni religiosa. De hecho soy una persona bastante racional y pragmática. Cuando llegué a mi casa, con el susto todavía puesto, mi padre se despertó y analizamos juntos la situación.

Para quien no lo sepa, mi padre era sociólogo, así que me hizo recordar qué era lo que yo había hecho antes de guardar el móvil; con una simple pregunta: ¿Cuándo la chica te dijo eso, dónde estaba tu amigo? Mi amigo ya estaba formando parte del círculo místico. Pues eso fue lo que te pasó: te pudo la presión de grupo.

Y es que la presión de grupo es algo muy potente, difícil de entender, de hecho existen multitud de experimentos en los que han intentado dar explicación a su funcionamiento, sus causas y para qués.

Quizás uno de los experimentos más populares sea el Experimento de Asch, En el que constataron que cuando un grupo responde de forma unánime de manera incorrecta la tendencia es a responder erróneamente aunque tengas la certeza de que dicha respuesta es incorrecta.

Puede parecer trivial pero es que somos seres sociales, necesitamos sentir que pertenecemos a una comunidad. Esto nos puede jugar una mala pasada en cualquier momento, y de hecho, es uno de los mecanismos que se pone en juego en los procesos de bullying, de acoso, de escarnio y mofa.

Lo hemos visto en multitud de películas, series, novelas, historias y cuentos: quedarse sola es lo peor que nos puede pasar. Pero no la soledad en una isla desierta a lo Robinson Crusoe, no. La soledad en medio de la multitud es la que es realmente devastadora, la peor condena es la del ostracismo.

De esta manera perduran algunas conductas inmorales, denigrantes y/o violentas en nuestra sociedad porque aunque tú sepas que ese comportamiento es perverso o equivocado, te puede esa presión, te puede el mero hecho de ser la única voz discordante.

Todas las personas nos alineamos y rodeamos de personas que están en sintonía con nuestros valores, y cuando no es así: sufrimos.

Es un mecanismo tan sencillo y efectivo que asusta. Se necesitan muchas herramientas y habilidades para ir contracorriente. Aquí os dejo otro vídeo del experimento en el que se puede ver, cómo prácticamente la única manera de romper dicho engranaje es teniendo al menos una persona aliada dentro del mismo grupo social.

¿Quién iba a pensar que vivimos en el cuento: “El traje nuevo del emperador”? Pues sí, la mayoría lo hacemos. Por eso es tan importante fomentar el espíritu crítico, debatir, escuchar opiniones diferentes, aprender a razonar y argumentar por una misma.

Saber que tu tribu, familia, comunidad, grupo o vecindario está tomando la dirección equivocada, o que su comportamiento es indigno, es fácil, basta responder a unas preguntas: ¿te gustaría que te lo hicieran a ti? ¿es útil? ¿es beneficioso? ¿es de ayuda? ¿es agradable? Si en alguna de ellas la respuesta es un no rotundo: algo falla. Es el momento de pensar y encontrar apoyos.

Sin embargo, no lo hacemos en multitud de ocasiones ¿por qué?

  • No nos damos cuenta: vamos en modo automático. Ensimismadas en nuestras preocupaciones y simplemente no nos enteramos.
  • No empatizamos: desde nuestra perspectiva nos parece algo trivial, o que no es grave, o que tiene fácil solución, o que a ti jamás te pasaría eso.
  • Nos preocupan las opiniones de las demás personas: en el fondo nos incomoda ser el centro de atención y evadimos el qué dirán.
  • No sabemos gestionar los conflictos: nos incomoda el conflicto,así que huimos de él o nos ponemos a la defensiva por lo que cuando no nos toca directamente, simplemente lo evitamos.
  • Disfrutamos con el dolor ajeno: sí, a veces nos pasa, ante una injusticia, unos celos, una envidia sentimos placer en la venganza, tenemos esa capacidad de sentir que: se lo merece.

Tampoco se trata de convertirnos en adalides de la justicia social, soy de las que procuro no meterme en la vida de las demás personas, ni tampoco me gusta ir dando lecciones de moralidad, simplemente quería hacer una reflexión sobre por qué creo que todavía nos quedan muchos años por delante para ser una sociedad evolucionada.

Y por qué nos quedan décadas para erradicar: machismo, racismo, xenofobia, y cualquier otra fobia social que se os pueda ocurrir. E incluso otras prácticas reprobables como la contaminación, la explotación laboral o la esclavitud.

Cada día construimos con nuestras palabras y con nuestros actos. Creando redes de apoyo, comunidades con valores, haciendo virales las buenas prácticas… Es como avanzamos hacia un mundo más amable y responsable. ¿Te unes?

EL CLUB DE LAS FAMILIAS EMPODERADAS

dav

Si quieres mi ayuda me puedes contactar en mi web:

Inicio

Y si te gusta lo que publico siempre me puedes invitar a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef

Anuncios

Las 3 fases del conflicto

Vivimos en un mundo lleno de conflictos, algunos son simples malentendidos, otros parecen irremediablemente eternos. El conflicto tiende a sacarnos de nuestra zona de confort, por eso hoy quiero hablaros de las 3 fases, o formas de enfrentarse a él.

Aunque todas las personas podemos pasar por cualquiera de ellas seguramente te sentirás más en sintonía con alguna de ellas, ¿me la cuentas?

Fase evitativa: no quiero afrontar el conflicto, cambio de tema, me hago la despistada, le doy la razón a la otra persona aunque no la tenga, huyo porque me hace sentir mal. A veces siento que no soy capaz de hacerme entender o de hacerme respetar.

¿Qué hacer? En primer lugar, revisar qué es lo que te hace sentir mal. Piensa si te pasa en todas partes, si es con todas las personas o sólo con algunas. Vete poco a poco, piensa en pequeños conflictos en los que puedes hacer valer tu opinión sin sentirte a disgusto. Piensa de manera estratégica, vete con varias respuestas o argumentos pensados. Las redes sociales pueden ser un buen sitio para entrenar. Siempre puedes hacerte un perfil para trollear (ten cuidado puede ser adictivo 😉 jajaja).

Fase agresiva: vaya dónde vaya el conflicto me encuentra, tiendo a defender lo indefendible, me encanta tener razón y me apasiono con facilidad. Puede que me digan que mi conducta es intimidante o agresiva. A veces me siento mal porque no quiero dañar sentimientos ajenos, ni dar una imagen prepotente, es sólo que me cuesta mantener un tono cordial en determinados momentos o temas de debate.

¿Qué hacer? En primer lugar, reflexiona sobre qué es lo que te hace “saltar”, busca momentos en los que respirar y analizar qué ha pasado. Tal vez te has tomado algo de manera muy personal y te ha afectado en exceso. Prueba a ceder en los pequeños conflictos en los que realmente no tienes nada que perder. Intenta practicar la escucha activa. Presta toda tu atención a la otra persona. Es difícil, seguramente estás pensando en la respuesta pero inténtalo. ¿Qué es lo peor que te puede pasar si no respondes? Evidentemente me refiero a debates o conflictos en los que no te juegues algo realmente importante (no queremos empezar la casa por el tejado).

Fase asertiva: afronto el conflicto con naturalidad, sé que forma parte de la vida y en general, hablo desde la calma y el respeto sin temor a expresar mis sentimientos y/o opiniones. La templanza es mi mayor herramienta y eso me permite escuchar antes de pensar en la mejor forma posible de solucionar un problema personal o de exigir mis derechos.

¿Qué hacer? Enhorabuena estás en el camino adecuado, mantente ahí (siempre que puedas claro, esto no es una ciencia exacta). Las relaciones humanas son complejas y varían pero tú ya sabes cuándo merece la pena invertir tu energía y te sientes bien por ello.

Espero que te haya gustado esta breve explicación, si te interesa saber más sobre las emociones y cómo influyen a la hora de afrontar el conflicto te invito a valorar la posibilidad de hacer mi curso: entendiendo las emociones. Empezamos en Junio y es una oportunidad para aprender a practicar la asertividad. Aprovecha esta oportunidad. Te espero.

En la era de la inmediatez, la crianza es un reto

A veces atiendo consultas telefónicas, y me encuentro con familias abrumadas por la toma de decisiones con respecto a la crianza porque lo tienen que decidir ya. Pero ya mismo.

Y es que vivimos en una época en la que parece que todo lo tenemos que decidir y hacer inmediatamente. Esto viene acentuado por las técnicas de marketing agresivas, las ofertas que caducan, las novedades de un día…

Acaba de nacer tu bebé y tu cabeza ya está pensando en la guardería y el papeleo burocrático y es que lo tienes que decidir ya, porque si no: te quedas sin plaza.

Aún no controla sus esfinteres pero tú ya estás preocupada, porque en 3 meses comienza en infantil y ya los tiene que tener dominados.

Aún está en infantil y ya estamos preocupados por: a qué colegio irán porque eso va a marcar su éxito académico, y por tanto su éxito laboral.

Acaban de entrar en el instituto y ya nos preocupa qué carrera universitaria van a elegir (porque claro, no hay alternativas) y así ya vemos si van por ciencias o letras. Porque eso va a determinar sus solicitudes. Con 12 años ya llevan media vida planificada y organizada.

Y esto es, cuanto menos, estresante. Pasamos media vida con la mente en el futuro, hasta que llega un día en el que cambia y la pasamos con la mente en el pasado, sumidas en nuestros recuerdos, con la pena de lo que no hicimos, la nostalgia de lo que pudimos ser o hacer y la alegría de las 4 cosas que pudimos disfrutar.

Y el ahora? Cuándo vivimos el presente? Porque cada día es irrepetible y por mucho que lo recordemos no va a volver.

La toma de decisiones importantes requiere tiempo y meditar las consecuencias. A quién le interesa que tomes las decisiones de manera precipitada o de forma impulsiva? Piénsalo.

Tenemos tanto miedo a perder el tiempo que nos perdemos la vida.

Tenemos tanto miedo a equivocarnos que no nos damos cuenta de que podemos rectificar, cambiar, aprender.

Nadie nos enseña a valorar los pros y contras de una decisión desde la calma, o la templanza. Y lo que es peor: nos han educado sin dejarnos tomar decisiones y de la noche a la mañana nos toca tomar muchas decisiones y encima rápidamente.

Y no todas las decisiones tienen el mismo calado.

Elegir comprar o no comprar una camiseta no tiene grandes consecuencias pero decidir si tu bebé duerme contigo o en su habitación, sí.

Decidir si eliges una compañía eléctrica u otra no tiene gran impacto en tu vida pero elegir la alimentación de tu peque, sí.

La decoración de tu casa puede aportar cierto bienestar pero tu jornada laboral y el tiempo que puedas pasar con tu familia va a ser mucho más determinante en tus niveles de estrés.

Y veo que muchas familias toman estas decisiones de la misma manera, con la misma prisa.

Impulsivamente, o lo que es peor, dejan que las tomen por ellas.

Tener descendencia es un gran proyecto vital. Realmente cambia tus prioridades, tu forma de ver la vida, te obliga a hacerte responsable de otra vida. Y cuando lo haces de manera inconsciente te supera, te desborda, te bloquea, tiene grandes consecuencias.

De la misma manera que no tener descendencia también. Y por eso debería ser una decisión meditada. Sin embargo, vivimos en un mundo que se toma esta decisión como una circunstancia que te viene dada.

Pues así estamos. Que parece que toda decisión es inamovible pero no.

Algunas decisiones sí y otras no.

Y hay que saber diferenciarlas.

Sé que es evidente pero no todo el mundo lo tiene claro. Mucha gente confunde las decisiones trascendentes y sufre por ello.

En la era de la inmediatez, la crianza es un gran reto, precisamente porque la prisa es un gran obstáculo.

LA GUERRA DE CUIDADOS

Uy, no! Guerra no: Huelga! Era huelga de cuidados. Huelga de cocinar, fregar, llenar la nevera. Huelga de apuntar citas médicas, de pasear al perro, de darle de comer, de pagar facturas, de llenar la nevera, de hacer las camas, de doblar la ropa y meterla en el armario… Huelga de acompañar al hospital, de hacer recados, de preocuparse por que estén aseados, nutridos, calentitos y abrigados.

Es difícil eh?

Te ves ahí, contra la espada y la pared: Cómo voy a dejar a mi perro sin paseo!?!? O a mis hijas sin comer?!?! O a mi madre sin ir a su cita médica?!?!

Pues que lo haga tu pareja… Qué???

No va a querer.
No va a saber.
No va a poder.

Y si, al menos, lo proponemos. Sin presiones. Sin obligaciones. Tan sólo por ver qué pasa.

Nuestra cultura nos hace imprescindibles pero, es así? No se trata, al menos en parte, de darle la vuelta a estas situaciones.

Muchas sentimos que no podemos sumarnos del todo a esta huelga, que no tenemos más remedio que hacer servicios mínimos. Hasta tal punto que, ni siquiera nos planteamos decir a nuestras parejas, compañeros o familiares que el 8 de Marzo que asuman nuestra parte en la carga mental, en las tareas del hogar o en algunos cuidados.

Menuda chorrada! Eso no va conmigo! Van a pasar de todo! Nooo!

Seguramente más de uno torcerá la cara, dirá alguna cosa del estilo: entonces tu vas a hacer mi trabajo el sábado? O es que como nunca me dejas hacer nada pues no sé hacer nada. O eso es tu problema no el mío.

Pues mira, si es así, al menos habrás dado el primer paso,o no? Y también puedes prepararte algunas respuestas:

Nuestra casa es responsabilidad de ambos: imagina que estoy enferma.
Sabes qué, tienes razón: vamos a por tu primera vez.
Sí es mi problema, por eso te pido ayuda.

Esto son sólo ejemplos, siempre puedes buscar tus propias respuestas, busca empatizar, no acusar. Y piensa que puedes aprovechar los silencios para pensar antes de dar una respuesta a la defensiva.
Esto en lo que se refiere hacia afuera pero, qué pasa en relación a lo que tú sientes al respecto? Qué sientes cuándo te han hablado de huelga de cuidados?

Has sentido miedo?
Has sentido que pierdes el control?
O que puedes ser prescindible?
Te ha descolocado?

Tal vez simplemente la has rechazado sin cuestionarte nada. Y así, que la hagan las que puedan… Perfecto: eso está bien.
Y ojo, que cada una conoce sus circunstancias, que no es lo mismo cuidar un bebé, que una abuela, un adolescente o una niña de 5 años.

Tal vez, y digo solo, tal vez, a algunas nos va llegando el momento de dar otra vuelta de tuerca. O no?

Y YO MÁS, Y YO MEJOR

Y YO MÁS, Y YO MEJOR…

IMG_3231Es el mantra de esta sociedad, sobretodo de las generaciones anteriores. Sí ya sé, notallpeople, sé que hay gente que no es así de competitiva. De hecho, procuro rodearme precisamente de esa gente y ya sé que cuando generalizamos estamos siendo injustas con una parte pero, cuanto más me alejo de ese mantra, más me llama la atención.

Qué hay detrás de esta carrera? Por qué esa necesidad de ser mejores que las demás personas? De encontrar el descuento más barato, la mejor escuela, el vestido más chic, el coche con más potencia, los mejores valores del informe PISA… Por qué? Y lo que es más importante: Para qué?

Realmente, esa superioridad nos aporta bienestar? O autoestima? O seguridad en nosotras mismas? Nos conecta con el mundo? Nos da paz mental o anímica? Es un status real? Hace que seamos más populares o tengamos más amig@s?

Dime, lo crees así?

Te llena tener el mejor coche?

Te anima llevar el pintalabios más chic?

Te motiva comprar el bolso más exclusivo?

Qué valor te aporta que tus masajes sean más baratos que los de tus vecin@s?

Qué ganas explicando a tus amig@s que tus dolores son los peores?

O que tus hij@s son los más precoces?

Es verdad que a los seres humanos nos encantan las clasificaciones y las listas, nuestro cerebro trabaja así, porque así es capaz de organizar toda la información que recibe… Seguramente, existan otras formas pero, esta es la nuestra… Ahora bien, el valor que le damos al número 1 está desmedido. Acaso no es genial ser el número 2, o el 3… O valorar diferente? Porque para tí puede ser lo más que tus masajes sean baratos pero para otra persona cuenta más a calidad, o el trato agradable… Y está bien: por qué hacer de ello una competición?

IMG_3307

Hace años trabajé en un bazar, y mi jefa siempre me, decía que fuera a preguntar a otros bazares: qué tal os va? El negocio va bien? Y siempre recibía la misma respuesta: Mal, muy mal: este mes es peor de todos… Sin embargo, las estanterías siempre estaban llenas de mercancía, cada mes mejoraban algún aspecto del negocio (el método de cobro, las cámaras de vigilancia, los cuartos de baño…) Estaba claro que mentían, y mi jefa lo sabía perfectamente, así que ella se preocupaba mucho por aparentar la misma prosperidad, aunque después comiera cada día pasta o arroz… Las apariencias eran clave.

Crees que ella era feliz así? O que su salud era buena?

O incluso que su negocio iba bien con dicha estrategia?

Llevo años, pero muchos años, desprendiéndome de esa necesidad de competitividad. He dejado de decir frases tipo: Uy! Pues eso no es nada, si yo te contara… O pues la mía es mejor… O pues conozco a una que era mejor… O pues yo estoy fatal, si tú supieras…

Vaaale, sí. Aún se me puede escapar alguna: no soy perfecta. Pero, de verdad que cada vez está menos en mi ánimo competir. Lo voy cambiando por otro afán, ahora quiero conectar y comprender.

Conectar, ponerme en tus zapatos. Comprender, saber qué te preocupa y ver en qué te puedo ayudar. Me gusta ayudar.

Me gusta ser amable.

Aunque a veces, piensen que soy ingenua, o incluso tonta…

Crees que no me entero pero en realidad sí, lo que pasa es que ya no me importa ser la número 1. Ahora sé que lo que realmente me llena es ser auténtica, incluso con mis incoherencias. Que las tengo, tú no?

Ojo que mucha gente incluso compite por tener una especie de superioridad moral… Y son las personas que más ayudan, las que más escuchan, las más abnegadas… Yo no eh? Yo soy buena dentro de mis límites, y me importa poco caerle mal a alguna gente, es que tengo claro que no puedo encajar en cualquier parte: no soy un comodín.

dav

Esto es fluir. Llegar a un sitio: Observar. Interaccionar. Sentir. Pensar. Sacar conclusiones. Interaccionar. Observar. Pensar. Sentir y tomar una decisión. Aquí encajo? Sí, pues me quedo. Aquí encajo? No, pues me voy.

Y tú? Encajas?

Ser madre feminista es…

Llevo ya tiempo trabajando y formándome en el ámbito del empoderamiento, y llevo ya unos meses dándole muchas vueltas al empoderamiento colectivo. Y dentro de este tema hablamos mucho de autoridad, de límites, de responsabilidad… Todos ellos términos con multitud de etimología e interpretaciones.

Esto además se me ha mezclado con el debate sobre el aliado feminista. Y es que el feminismo es un movimiento tan diverso y multifactorial que tiene debates para todo. Hay quienes opinan que el feminismo es pura lucha de liberación femenina, y hay quienes opinan que el feminismo es una lucha antipatriarcal y por tanto, todo sujeto oprimido por el mismo es también parte del movimiento de liberación, así que afecta tanto a hombres como a mujeres.

Creo que pocos movimientos tienen tanta diversidad y riqueza intelectual.

Por qué os hablo del empoderamiento? Porque las reivindicaciones deben partir de quien las necesita, o de quien está oprimid@… Os imagináis qué habría pasado si Martin Luther King fuera blanco? O si el movimiento obrero estuviera liderado por empresarios? O si el Ché fuera europeo?

Sin embargo, el feminismo es vehículo de todas las reivindicaciones, lucha por todos los derechos… Hace años ya debatíamos sobre “liberar” a las mujeres musulmanas… Pues como que no… Cualquier movimiento de liberación, de reivindicación, de lucha debería partir de quien sufre. Y esto es así porque sino ni es efectivo, ni es empoderante. Y además genera gran rechazo. Y así lo han mostrado muchos grupos de mujeres feministas de diferentes colectivos. Es como dice Celie, en la película “El color púrpura”: Soy negra, soy pobre, y hasta pué que fea, pero gracias a Dios, aquí estoy”. Este personaje que ha sufrido todos los males habidos y por haber, aunque viva en la peor de las miserias e ignorancias, se revela y lo hace ella… Nadie viene a rescatarla de sus desgracias. Llega un momento en que se da cuenta de su fortaleza y logra salir de su situación deplorable por sí misma. Por eso tiene tanta fuerza y pasión esta historia. Porque nace de la persona oprimida.

Entonces, por qué hay tanto empeño en obligar a la corresponsabilidad?

Por qué vivimos en una sociedad que tiene que “obligar” a criar?

Yo lo veo claro, en nuestra sociedad el trabajo de maternar, criar y cuidar está denostado, ninguneado y despreciado. Es importante lograr darle la vuelta, ponerlo en valor.

Por qué?

Pues porque es realmente valioso. Y no vale cualquiera para hacerlo.

Y cómo lo vamos a hacer?

Es complicado, porque por un lado nos dicen que la maternidad está idealizada y luego muchas madres se topan con una realidad muy dura y difícil que no se esperaban. Pero, por otro lado, todo el mundo te deja claro que “te cambia la vida”.

Entonces, en qué quedamos?

Pues ahí está el quiz de la cuestión. A la hora de legislar hay que pensar en el eslabón más desprotegido de la cadena, en las familias que tienen más dificultades. No en las familias en las que los padres están superimplicados y tienen superclaro que tienen que asumir su parte de la crianza. Esa es una minoría, que además lleva 2 días reclamando ampliar la baja de paternidad. Y oye, claro que es legítima su demanda, por supuesto, ojalá fueran más. Pero qué pasa con las madres solteras? Y con las separadas? Y con las familias con personas dependientes? Y con las familias tradicionales en las que la figura paterna pasa mil de cambiar pañales? Y con las que sufren maltrato?

La casuística es enorme y puede que a una familia le venga fenomenal esta medida, pero puede que otra la estés condenando al infierno.

Es así, acordaros de Celie.

En una sociedad como la nuestra, la independencia económica, la capacidad económica, marcan la diferencia.

La peor discriminación de este mundo es: ser pobre.

Y aunque existan muchas mujeres ricas, con dinero, empresas y acciones. La mayoría son pobres. Y claro que yo soy una privilegiada, y que desde mi sillón privilegiado no llego a entender su situación pero, si me dedicase a hacer leyes tendría esto muy en cuenta,porque puedo marcar una diferencia sustancial en sus vidas.

Yo estoy en ese punto fantástico en el que no soy pobre,pero tampoco rica… Voy llegando a fin de mes sin excesivos lujos pero sin que me falte nada, al menos nada importante. Soy consciente también de que, en cualquier momento, esto puede cambiar y mi situación puede ir hacia arriba, o hacia abajo (hacia abajo tiene muchas más posibilidades). Nada, ni nadie me asegura que esto no vaya a suceder: por mucho que me esfuerce, por mucho que trabaje, por mucho que rece… Porque el control sobre nuestras circunstancias es tan sólo una sensación, una percepción. Nuestra capacidad de control es casi cero.

Y esto también lo tendría muy en cuenta a la hora de legislar.

Por eso, y por muchas otras razones, me cabrea que se legisle sobre la maternidad, sin tener en cuenta a las madres. Que se legisle sobre la crianza sin tener en cuenta a quienes criamos (ya no vamos a hablar de las crías) y que se nos ningunee, se nos infantilice, se nos desprecie o se nos deje sin voz. Porque somos las madres quienes tejemos el mundo del mañana desde el minuto cero. Ese es nuestro mayor poder: traer al mundo nueva vida.

Y nos lo quieren usurpar también… Pues no, oiga,no. No sólo no lo vamos a permitir sino que además, le voy a dejar claro que la díada bebé-madre marca la salud del futuro.

Así que: soy mujer, soy madre y estoy aquí.

PORQUÉ TE HABLO DEL AZÚCAR SI ME DEDICO A LA EDUCACIÓN EMOCIONAL? (parte 3)

Habrá personas que no sabréis a qué me dedico, y no os habrá llamado la atención que os hable de cómo dejar el azúcar, simplemente habréis visto que soy una persona obesa que ha probado mil dietas y otros “milagros”, y al encontrar algo que me ha servido pues he sentido la necesidad de compartirlo. Pero no.

Si has leído mis anteriores post (puedes leerlos aquí

y aquí) sabrás que una de las ventajas de dejar el azúcar es la disminución de la ansiedad. Y esto es importante.

Vivimos en una sociedad en la que cada vez es más difícil gestionar nuestras emociones, estamos inmersas en infinitas interacciones, con nuestros estímulos sobreestimulados. Y además, recibimos cientos de miles de mensajes cada día y nuestro cerebro lo almacena todo.

En realidad desconocemos cómo funciona nuestro cerebro, cómo funciona nuestro cuerpo y cómo funcionan nuestras emociones.

Nuestro cerebro está directamente ligado con nuestras tripas, de hecho, una de las primeras reacciones emocionales suele ser: notar algo en el estómago, o en la garganta (en nuestro tubo digestivo), y no es casual que la mitad de nuestras hormonas estén directamente reguladas por nuestro sistema digestivo, entre otras las endorfinas, encargadas de nuestro bienestar y disfrute.

En nuestra vida cotidiana, tomamos azúcar en cantidades ingentes (aunque no seamos conscientes) en parte por los procesados, en parte por el tipo de alimentación que nos ofrece el mercado. Cuando ingerimos grandes dosis de azúcar procesado, nuestros intestinos mandan unas señales de alerta a nuestro cerebro, y éste entiende que o bien estamos ante una situación de peligro, o bien ante una situación de gran esfuerzo físico. Y qué pasa entonces? Nuestro pulso se acelera, se incrementa la sudoración, se acelera la respiración, los músculos se tensan… Y claro, en muchas ocasiones, no vamos a hacer ni un gran esfuerzo físico, ni tampoco estamos en una situación de peligro.

Por tanto, nuestro cuerpo se revela, intenta compensarse de alguna manera, así que nuestros pensamientos comienzan a explotar en una gran cascada, nuestra pierna comienza a temblar, nuestras manos necesitan moverse o tener algo, y… Bienvenida ansiedad!

Por eso hablo del azúcar y por eso, le tengo declarada la guerra, siempre será más fácil gestionar nuestras emociones sin azúcar. O por lo menos, al saber y reconocer sus efectos, nuestro cerebro será capaz de gestionarlo de otra manera menos caótica.

Espero que esta serie de artículos sobre el azúcar os haya servido para entender algunos procesos emocionales y mentales. Seguro que retomaré el tema, porque da para mucho, estoy segura de que existen muchísimos libros que tratan sobre el tema. Quién sabe, tal vez, algún día escriba uno yo también…