¿Se puede modificar el odio?

Es una pregunta que a menudo me pregunto cuando hablo con amigas que trabajan en los juzgados, o en los servicios sociales. A veces, intercambiamos impresiones sobre casos que tratamos o de los que nos hablan, incluso de los que saltan a los medios de comunicación.

Y claro, debatimos sobre emociones porque cuando una familia llega a un juzgado o a servicios sociales es porque su historia está llena de sentimientos, de entre los cuáles, el odio es muy habitual.

Mira que llevo años trabajando en este tema y me sigue sorprendiendo como dos personas que se juraban amor eterno pueden llegar a odiarse hasta límites insospechados.

Y es que el odio es un sentimiento que bebe de muchas fuentes: la ira, el asco, la tristeza, el miedo.

Cada relación personal tiene una química muy concreta que, cuando cambia y se transforma, resulta complicado recuperar un equilibrio emocional.

Una de las cosas que solemos comentar es que las relaciones se enquistan por miedo a ampliar la zona de confort. En muchas ocasiones, dos personas ya no se quieren, o se quieren pero no son capaces de convivir, y en vez de dejarse; siguen juntas hasta que no pueden ni verse (o una de ellas se muere).

Evidentemente, estos procesos no suceden de la noche a la mañana. Y no es algo exclusivo del ambiente familiar. Aunque sea el ámbito en el que estoy especializada, estos ciclos se dan en multitud de áreas: trabajo, formación, vecindad, aficiones, cultura, religión, hábitos… Cualquiera que te venga a la mente.

Existen tantas formas de odiar como de amar: infinitas.

Por eso, para algunas personas el término odiar es muy fuerte. Es como el culmen. Existen multitud de sinónimos: aborrecer, molestar, incordiar, despreciar, maldecir, detestar, rechazar… y sin embargo, parecen menos duros. El odio es lo peor que alguien te puede profesar.

Pero vamos al meollo de este artículo: ¿se puede cambiar el odio?

Claro, por poder se puede. Pero el único motor de cambio cuando hablamos de emociones y sentimientos es: la voluntad propia.

Y es que el odio también tiene sus ventajas. La sed de venganza es poderosa. Y más cuándo la combinamos con otros sentimientos: la injusticia, la indignación, la inseguridad, el horror, el poder.

Esto lo vemos claramente cuando uno de estos casos llega a los medios de comunicación de masas y prácticamente se hace un juicio paralelo en ellos. Pero claro, se hace sin pruebas, sin testimonios, sin veracidad, sin control, sin reglas… Se hace sobretodo desde el sentimiento, desde las vísceras. Y así se ha impartido la justicia durante muchas décadas, es más: durante siglos.

Y así se han condenado muchos inocentes, y se han salvado muchos culpables.

El sistema que tenemos no es perfecto, ni tampoco puede garantizar la venganza. Tan sólo puede intentar la rehabilitación de los individuos. Y claro, aquí es dónde las personas que vemos de cerca cómo funciona nos hacemos estas preguntas: ¿se puede rehabilitar a todo el mundo?

Pues no. Si una persona no quiere cambiar, no lo va a hacer. Pero es que además, cambiar es un proceso, y algunas rehabilitaciones son para toda la vida, y hasta puede haber recaídas, y aquí es dónde nuestro sistema falla estrepitosamente. Porque algunos procesos descartan lo emocional de tal manera que lo que logran es aumentar la intensidad del odio, cuando lo que necesitamos es que lo diluya.

Todas conocemos algún caso así:

Una persona que se ve inmersa en un proceso judicial, burocrático, extenuante, en el que se juega algo vital. Y se vuelve loca. Y hace algo drástico. Y la sociedad la juzga. Y entonces hace algo peor.

Y por si fuera poco, nunca nos ponemos en su piel, porque lo que ha hecho no tiene justificación lógica. Porque ni tú, ni yo, ni nadie en su sano juicio haría algo así. Por lo que intentar comprender esa conducta y esos hechos se vuelve algo nauseabundo. Es algo que también me fascina de la gente que escribe o investiga sobre crímenes.

Hace años, vi una película que hablaba de esto, se llama “Tinta roja”, en ella un periodista le explica a su aprendiz que no debe juzgar al escribir unos hechos, y le suelta una frase demoledora pero llena de sabiduría: “la única diferencia entre ese pobre diablo y tú, es que vos lo pensaste pero él lo hizo, nunca sabes a dónde te puede llevar la vida.”

Es precisamente por esto que a mí me cuesta posicionarme con los casos que se hacen públicos. Porque no tengo ni idea de los hechos, ni de las pruebas, ni de los testimonios. Para mí el gran fracasado, el gran culpable es el sistema. Y encima ni siquiera aprende.

Uno de los consejos que doy a todas las familias que acuden a mí, incluso antes de haber cobrado es este: “Solucionad todo lo que podáis entre vosotros, en el momento que interceda una institución en vuestro problema os va a aplicar un protocolo y ahí, vuestros intereses no le van a importar a nadie que decida.”

Y así vamos, por eso trabajo en la prevención, es en dónde la esperanza se muestra con mayor magnitud y eso hace que cuando tengo que trabajar ampliando mi zona de confort, valga la pena.

He llegado a la conclusión de que cambiar el sistema es tan complicado que es más sencillo enseñar a las personas cómo comportarse para no tener que usarlo.

1543759794165

Si quieres mi ayuda puedes contactar en mi web:

Inicio

Y si te gusta lo que publico siempre puedes invitarme a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef

 

La bofetada pedagógica

Este es un tema recurrente, cada cierto tiempo, se vuelve a hablar sobre si se puede emplear la violencia para educar a niños y niñas, aunque sea como medida excepcional.

Y aunque, yo trabajo cada día para que esto cambie, mucha gente todavía piensa que es legítimo, que está bien, y que es incluso una herramienta pedagógica pegar a un menor cuando su actitud es desafiante, o no quiere obedecer.

En este vídeo, os cuento mis propias reflexiones al respecto.

 

No creo que a nadie en este mundo le guste recibir bofetadas, ni cachetes (nalgadas), ni collejas, ni pellizcos, ni zarandeos…

Y menos, cuando es porque quieren obligarte a hacer algo que ni quieres, ni has pedido.

Soy la primera en comprender la frustración de una persona adulta ante una actitud desafiante y negativa de un niño o niña, y también en entender que en ese momento caótico y desesperante se te pueda ir la mano pero, está mal.

Está peor que mal.

Es un fracaso.

Es un error.

Y como persona adulta sabes que no debes hacerlo. Sabes que ese peque merece una disculpa. Y merece que te pongas a su nivel, le mires a los ojos y le expliques que te has equivocado, que nadie merece ese trato, que lo sientes y que no volverá a suceder.

Y en tu mano está encontrar herramientas para cumplir tu promesa. Para cumplir ese pacto de tratar con respeto a todo el mundo, y más a quienes necesitan protección y cuidado.

Porque lo que no nos podemos permitir es justificar la violencia, ni el maltrato.

La educación que necesitamos para hacer de este mundo un lugar mejor pasa por revisarnos a nosotras mismas y crecer, aprendiendo a ser más asertivas y responsables. Porque somos el ejemplo de quienes vienen detrás.

Ya no funciona eso de: “Haz lo que te digo y no lo que hago”.

De eso va mi trabajo, de transmitir, difundir y enseñar herramientas de comunicación, educación emocional, gestión de los conflictos, búsqueda de soluciones creativas para el día a día en familia.

Puedes contactar conmigo aquí

 

primate en un centro de rescate animal

La semilla del bullying

Cuando era niña, sufrí bullying. El otro día encontré mis notas del colegio y el descenso de mis calificaciones fue directamente proporcional al bullying sufrido. Esto es, cuanto más bullying sufrí más bajaron las susodichas.

No fue todo malo. El acoso no era todos los días, pero sí todas las semanas. Había días de correr y esconderse. Había días de sufrir insultos y humillaciones. No me pegaron demasiado, algo sí pero no tanto como a otros.

Recuerdo decírselo a mis maestros y que ellos me dijeran: eso es porque eres muy guapa y los chicos quieren llamar tu atención.

Recuerdo decírselo a mi madre y que ella me dijera: pues tú llámales cuchufletas.

Recuerdo sentirme sola y desvalida. Me refugiaba en mi mundo de fantasía, cuando llegaba a mi casa escribía en mi diario: Solo quiero ser amiga de todos.

Pasaron los años y bloqueé todos estos recuerdos. En el instituto ya no me hacían bullying, en realidad aprendí a cuidar a mis 3 amigas y mis 5 amigos. El resto me daba igual, me hice inmune a las burlas. A los insultos. Hasta era popular.

En la Universidad estaba centrada en buscar mi lugar en el mundo y la sociedad, aunque a veces me sentí muy sola, en general fue una especie de huida hacia adelante. Y tras muchas luchas, amores, sudores y lágrimas: me encontré.

Pasaron más años, muchos más y me hice madre. Tuve un niño precioso, especial y maravilloso en un entorno hostil, lleno de protocolos y vacío de empatía.

Llegó el momento de que mi peque fuera al cole. Y tras una semana, él no quería ir.

  • Tenía pesadillas
  • Montaba un pollo cada vez que había que ir al colegio.
  • Perdió el control de sus esfínteres.
  • Evadía relacionarse con otros niños, ya fuera en casa, en el parque o en las actividades.
  • Se volvió más gruñón, no quería salir de casa.
  • Las pesadillas se convirtieron en terrores nocturnos.

Y entonces, tras mucho observar, leer e investigar: volvieron todos mis recuerdos del colegio y lo vi claro: mi hijo estaba sufriendo bullying.

Se me cayó el mundo encima.

Me sentí la peor madre del mundo.

Mi confianza en el sistema me costó 3 meses más de maltrato a mi peque.

Perdí la fe en el sistema. Saqué a mi hijo del colegio.

Pasamos por terapia y rehabilitación.

Doy gracias por poderlas pagar.

Doy gracias por tener esa suerte.

Hoy es el día contra el bullying.

Y yo sé que es un largo camino el que nos queda. El sistema es inmovilista.

El sistema esparce las semillas del bullying. Porque el bullying es un proceso complejo que comienza con una burla. Y si nadie la para: enraiza y brota. Crece y se esparce nuevamente.

La burla puede venir de cualquier parte, de cualquier persona, y es en la escuela en dónde se puede corregir o potenciar.

En casa podemos observar, entender y favorecer su autonomía y su autoestima, enseñarles a defenderse…

Si necesitas asesoramiento: contacta. Te puedo asesorar.

12 TIPS PARA DEJAR EL AZÚCAR

12 TIPS PARA DEJAR EL AZÚCAR (Parte 2)

Me han llegado varias solicitudes de conocidas y amigas pidiendo que escriba sobre qué es lo que hice yo para dejar el azúcar, y lo que es más importante, cómo consigo tener “comida insana” en casa y no caer en ella, volviendo a viejos, malos hábitos.

Pues bien, aquí os dejaré algunas cosas que creo que me ayudaron a mí, también os digo que no soy experta en adicciones, ni tampoco nutricionista, vamos que si realmente es algo que os cuesta mucho, contratad los servicios de un/a profesional que os asesorará mejor que yo. Vamos que me lavo las manos… Lo que quiero decir es que lo que a mí me funcionó, no tiene porque servirle a otra persona. Y tampoco existen los milagros…

  1. LOS MILAGROS NO EXISTEN, una vez eres consciente de que no existe un camino fácil para dejar el azúcar, tomas conciencia y te preparas mentalmente para afrontar esta carrera de obstáculos.
  2. PONTE OBJETIVOS PEQUEÑOS, nadie se levanta un día diciendo: voy a escalar el Everest y lo hace. No, se va entrenando y poniendo pequeñas metas. Pues con esto igual, yo fui dejando los diferentes alimentos poco a poco. Primero dejé los que me costaba menos esfuerzo, en mi caso fueron los lácteos. Piensa, cuáles son los tuyos? Después, dejé el chocolate (aún tomo cacao o chocolate pero con un mínimo de 85% de pureza, y en contadas ocasiones). Y con el chocolate fueron: las galletas, los bizcochos, las magdalenas (y digo las caseras que las hacía con un mínimo azúcar). Y luego ya fui dejando la pasta, el arroz, las legumbres… No es que no lo consuma nunca, nunca, nunca… Pero, muy de vez en cuando, me lo reservo para cuando toca comer fuera para no reducir totalmente mis opciones.
  3. CAMBIA ALIMENTOS, cuando siempre tienes hambre, tiendes a comer muchas veces alimentos con azúcar. Los primeros días se trata de cambiar esa magdalena por una tostada con aguacate, o unos frutos secos, o unos palitos de zanahoria cruda, o una manzana.
  4. TEN PREPARADOS TUS SNACKS, al hilo del punto anterior, uno o dos días a la semana, déjate preparados varios snacks saludables y saciantes, que sea lo primero que te encuentres cuando abras la nevera, o la alacena.Cualquier alimento que tengas que tener, déjalo en el fondo. En mi experiencia personal, sacian más los alimentos proteicos (frutos secos) y las verduras (aguacate, brotes, pepinillos) que los hidratos de carbono (pan, tostada, fruta).
  5. PIDE EL APOYO DE TU FAMILIA, vas a pasarlo mal, esto es así, prevenir a tu familia hará las cosas más sencillas. Puede que te vuelvas una madre gritona, o cansada, o depresiva… Es bueno que quienes te rodean sepan que durante una temporada tendrás cambios de humor, no estarás al 100% y además si te entienden y cuando se coman algo “prohibido” no lo hacen en tu presencia, pues mejor que mejor.
  6. CUENTA CON LAS RECAÍDAS, sí, hay recaídas, y aquí lo importante es retomar donde lo dejaste. Hoy pecaste,vale. Ya está. Mañana vuelves y sigues todo el tiempo que puedas.
  7. PLANIFICA TUS MENÚS, un día a la semana planifica tu menú semanal, esto te permitirá comprar lo justo, cocinar comida real, minimizar los snacks insanos.
  8. PASA MUCHO TIEMPO FUERA, cuánto más tiempo estás en casa, más fácilmente puedes caer en la tentación. Sal a pasear, al parque, a hacer deporte.
  9. DI QUE NO, cuando salgas por ahí, deja la pasta que viene con el café, y si no puedes evitarlo, no lo pidas. Cuando te ofrezcan postre, no lo tomes. Cuando te digan: un día es día, por un día no pasa nada… Tú responde: pues por eso: no pasa nada por no tomar postre un día.
  10. PREMIATE, después de 3 ó 4 días haz algo que te guste, o cómprate algo que te apetezca, o vete a un masaje, la peluquería, la manicura… Cualquier cosa que no sea algo de comer.
  11. ASOCIA LA MALA COMIDA A SENSACIONES DESAGRADABLES, me explico, las recaídas hay que aprovecharlas precisamente para esto, cuando llevas un tiempo sin azúcar y recaes, suele tener un impacto negativo en el cuerpo: dolores, gases, malestar, diarrea, ansiedad, etc… Pues tras esa experiencia, fija esa sensación y asóciala a la ingesta de azúcar. Escucha a tu cuerpo y hazle caso. Esta es la clave que me permite tener alimentos “prohibidos” en casa, cuando los veo recuerdo el malestar que me provocan y no me apetece nada tomarlos.
  12. BUSCA UNA COMUNIDAD, busca amigas, compañeras que pasen por lo mismo, o ya lo hayan pasado… Da igual que sea presencial o virtual, lo importante es que tengas un sitio en dónde desahogarte o sentirte arropada, si además puedes obtener información actualizada, mejor que mejor. Yo os voy a dejar aquí el enlace a un grupo de facebook, que personalmente me ayuda, y me ayudó mucho, es gratuito y su administradora es una profesional que sabe muchísimo. Se llama Adelgazando juntas con Dieta Eficiente.

Y eso es, más o menos, lo que hice, y todavía hago, espero que os haya servido de ayuda, y que encontréis vuestro propio camino en la guerra contra el azúcar.

Mi declaración de guerra al azúcar (parte 1)

Simplemente voy a contaros mi experiencia personal, no tengo evidencia científica de fondo, no tengo profesionales de la salud que me hayan recomendado dejar el azúcar, ni la comida procesada.

Lo que sí he tenido es apoyo de otras personas en situaciones similares, asociaciones y en general, gente preocupada por su salud.

Dicho esto, os voy a explicar cómo me di cuenta de que el azúcar me estaba matando, silenciosamente.

Yo he sido de esas embarazadas que en vez de engordar, he perdido muchos kilos. En el primero 9 y en el segundo 27… Claro que después he tenido unos postpartos en los que siempre tenía hambre, mucha hambre… Tras mi segundo embarazo recuperé 30 kilos en 9 meses, tenía fatal la piel, se me caía el pelo a puñados (mucho más de lo habitual en el postparto), mi espalda y mis articulaciones estaban doloridas, estaba siempre cansada y fatigada, mis cambios de humor eran muy intensos, tenía ganas de llorar a todas horas y de repente… Todo el mundo a mi alrededor me decía lo mismo: es normal, son las hormonas, estás de postparto… Bla, Bla, Bla…

Entonces, rebuscando en Internet, cayó en mis manos un artículo que hablaba sobre el azúcar y cómo nos afecta en el metabolismo. Y vi la luz.

Tanto es así que casi me cegué.

Empecé a revisar todos los ingredientes de todos los alimentos. De todos. Y no sólo eso, sino también las tablas nutricionales… Y toooodo, llevaba azúcar: el pan, las salsas, los encurtidos, las pizzas, los yogures, el queso, los embutidos, los precocinados, hasta las pipas!!!

Claro que no siempre ponen azúcar en los ingredientes, lo llaman de muchas formas: azúcar, azúcar de caña, panela, fructosa, sirope de arroz, dextrosa, maltitol, etc…

Haciendo un enorme ejercicio de fuerza de voluntad decidí dejarlo por completo.

Pasé 2 semanas terribles, con sudores, temblores, cagalera, mal humor, irritabilidad, ansiedad… Vamos un cuadro de desintoxicación en toda regla.

Y entonces, empecé a encontrarme mejor, mi piel se volvió juvenil, mis articulaciones dejaron de quejarse, mi pelo dejó de ser quebradizo, me abandonaron la ansiedad y el hambre, hasta me volvió el período. De pronto, estaba en paz y con 7 kilos menos.

No fue un milagro, fue un despertar, una revelación.

De esas veces en las que te das cuenta de lo engañada que has vivido toda la vida.

De esas en las que haces memoria y pasan ante ti todas las veces que te llamaron gorda, como si fuera culpa tuya, como si estuvieras gorda porque careces de control sobre lo que comes. Todas las malditas hojas de dietas de 1500 kcalorías con sus 5 comidas llenas de azúcar y procesados. En las que al cuarto día te dabas un atracón de purita hambre. Hambre voraz.

Tengo una amiga vegana que una vez me preguntó: tú matarías a un animal para comértelo? Y yo respondí: yo con hambre mataría lo que fuera y hasta a mordiscos… Pues a esa hambre me refiero.

A día de hoy puedo decir que dejar el azúcar es lo más difícil que he hecho, y he dejado muchas drogas atrás (incluidas el alcohol, el café y el tabaco) y debéis saber que es doblemente difícil porque la sociedad te trata de loca, y te lo endiña por dónde sea y con cualquier excusa: venga un día es un día, por un poco no pasa nada, venga que la vida son 2 días.

Es muy complejo salir de este círculo vicioso. Ni siquiera la mayoría de profesionales están al tanto del tema, te vuelven a mandar una dieta llena de calorías vacías, te reducen la ingesta de grasa, te limitan las calorías sin tener en cuenta la tipología de las mismas. Y todo esto sin apoyo psicológico, ni emocional…

Y así existen miles de negocios que se aprovechan de esta situación y nos venden millones de productos para adelgazar sin poner el foco en la raíz del problema. De hecho, puede que la raíz del problema sea otra, no necesariamente tiene porqué ser el azúcar lo que te está generando ese malestar… La vida acelerada, el estrés y el sedentarismo también son muy perjudiciales.

El caso es que ante un problema de salud, te toca informarte, te toca buscar en todas partes, mantener la mente abierta, hacer cambios (a veces drásticos) porque nadie va a venir a rescatarte. Nadie. Nadie va a preocuparse por ti como tú. Nadie.

Lo bueno de todo esto es que para casi todo hay algo que si no te cura, al menos te hace la vida más fácil o menos dolorosa.

Un abrazo enorme para todas las personas que viven con una enfermedad crónica, o con dolores que nadie entiende, ni atiende.

Qué hay detrás del pequeño comercio

Yo soy muy de barrio, muy de aldea, de compra de proximidad.

Me gusta pasear de pequeño comercio en pequeño comercio, conocer a la persona que está al otro lado del mostrador, a esa persona que cuida su mercancía, que la escoge pensando en su clientela y en que la gente se marche feliz, feliz para que vuelva.

Me gusta la calided del trato humano y sin prisas, me gusta saber que colaboró con una persona autónoma y emprendedora, que ayudo a que salga adelante su familia.

Me alegra poder aportar mi grano de arena al barrio, a la calle, me encantan los escaparates pequeños, bonitos, ordenados. Aportan belleza a la calle, colorido, en otras palabras: vida.

Este mes cierra una de mis tiendas favoritas, una de esas tiendas en las que te sientes como en casa, en las que las personas al otro lado del mostrador tienen gran calidad humana, un comercio con valores, que aportaba gran valor a la calle (aunque el escaparate no fuera pequeño).

Y a mí se me muere un poquito el alma, el pequeño comercio lo tiene todo en contra:
1. La compra online es mucho más cómoda, rápida y hasta barata.
2. Los centros comerciales aportan seguridad, comodidad, descuentos y ventajas de socia.
3. Los gobiernos locales no hacen ni promoción, ni dan ayudas.
4. El gobierno central les fríe a impuestos y burocracia.
5. Y nosotr@s, su clientela, tampoco damos para más, a veces no tenemos tiempo, a veces no tenemos dinero, a veces no tenemos ni idea de cómo sería nuestro barrio, o nuestra calle sin comercios.

Y así, poco a poco, iremos entrando en una espiral en la que las grandes multinacionales lo manejarán todo y nos manejarán a todas las personas. Y así, es como detrás del pequeño comercio lo que hay es una red de vida que nos sostiene y defiende de los monopolios. Hay familias que luchan contra viento y marea que cada día que pasa son más valientes porque las dificultades crecen y los beneficios cada vez son menores.

Compra local es igual a vida en tu calle, vida en tu barrio, vida en tu pueblo, vida en tu ciudad.

Taradas

Así calificaba un hombre con estudios universitarios y de tendencias políticas de izquierdas a las mujeres que deciden parir en su casa: Taradas!

Y se quedó tan ancho… Tan lleno de razón… Superior!!! Porque así se siente la gente que se dedica a “callar bocas”… Es un mecanismo muy potente. La burla no tiene por función humillar al otr@, sino sentirse superior que el otr@.

Otro ejemplo de la facilidad con la que en esta sociedad juzgamos sin saber.

Y es que las redes sociales están llenas de polémicas en las que en vez de debatir o discutir, simplemente se cae en la descalificación y el insulto fácil.

Y así desahogamos nuestras frustraciones y amarguras por el mundo adelante, escupiendo bilis contra quien nos parece despreciable, ninguneable, ínfim@…

Ya hace días que resuena en mi mente: Taradas!

Es curioso, porque sinceramente, a quién Le importa dónde decide una mujer parir o no parir. De verdad te afecta tanto? A ti que ni la conoces? A ti que no sabes la historia?

Y aunque fuera la peor decisión del mundo: no crees que ya ha sufrido lo peor? Cómo si fuera poco su sufrimiento. De verdad tenemos que ponerla en la picota para apedrearla? Para insultarla?

Por qué nos gusta tanto hacer leña del árbol caído?

No voy a entrar en el debate de qué es mejor y qué es peor. Creo que cada mujer es libre para tomar sus decisiones de manera consciente e informada. O debería serlo. Por mucho que a mí me guste otra opción. Por mucho que a mí su opción me parezca una locura. O peligrosa…

O acaso l@s pilotos de fórmula 1 son unos tarados? Y l@s acróbatas? Y l@s que comen azúcar por toneladas?

Se entiende el símil? O tiene que decirlo una presentadora millonaria para darle más peso a nuestra opinión? Porque esta es la otra parte de la historia: qué pasó?

Lo sabe alguien con total seguridad?

Tú estabas allí?

Es que han dicho en la TV que era una loca, una cabezota, que quería parir en su casa en contra de las recomendaciones de la matrona… Y?

Ahora la TV se dedica a la veracidad, cuántas mentiras y rumores han propagado a lo largo de los años?

Es información o propaganda?

Es veraz? O es entretenimiento?

Sólo esa familia sabe lo que realmente pasó.

Alguien está dispuest@ a escucharla?

Mi más sincero pésame a esta familia. Ojalá pudiéramos volver atrás en el tiempo y evitar estas desgracias.