La semilla del bullying

Cuando era niña, sufrí bullying. El otro día encontré mis notas del colegio y el descenso de mis calificaciones fue directamente proporcional al bullying sufrido. Esto es, cuanto más bullying sufrí más bajaron las susodichas.

No fue todo malo. El acoso no era todos los días, pero sí todas las semanas. Había días de correr y esconderse. Había días de sufrir insultos y humillaciones. No me pegaron demasiado, algo sí pero no tanto como a otros.

Recuerdo decírselo a mis maestros y que ellos me dijeran: eso es porque eres muy guapa y los chicos quieren llamar tu atención.

Recuerdo decírselo a mi madre y que ella me dijera: pues tú llámales cuchufletas.

Recuerdo sentirme sola y desvalida. Me refugiaba en mi mundo de fantasía, cuando llegaba a mi casa escribía en mi diario: Solo quiero ser amiga de todos.

Pasaron los años y bloqueé todos estos recuerdos. En el instituto ya no me hacían bullying, en realidad aprendí a cuidar a mis 3 amigas y mis 5 amigos. El resto me daba igual, me hice inmune a las burlas. A los insultos. Hasta era popular.

En la Universidad estaba centrada en buscar mi lugar en el mundo y la sociedad, aunque a veces me sentí muy sola, en general fue una especie de huida hacia adelante. Y tras muchas luchas, amores, sudores y lágrimas: me encontré.

Pasaron más años, muchos más y me hice madre. Tuve un niño precioso, especial y maravilloso en un entorno hostil, lleno de protocolos y vacío de empatía.

Llegó el momento de que mi peque fuera al cole. Y tras una semana, él no quería ir.

  • Tenía pesadillas
  • Montaba un pollo cada vez que había que ir al colegio.
  • Perdió el control de sus esfínteres.
  • Evadía relacionarse con otros niños, ya fuera en casa, en el parque o en las actividades.
  • Se volvió más gruñón, no quería salir de casa.
  • Las pesadillas se convirtieron en terrores nocturnos.

Y entonces, tras mucho observar, leer e investigar: volvieron todos mis recuerdos del colegio y lo vi claro: mi hijo estaba sufriendo bullying.

Se me cayó el mundo encima.

Me sentí la peor madre del mundo.

Mi confianza en el sistema me costó 3 meses más de maltrato a mi peque.

Perdí la fe en el sistema. Saqué a mi hijo del colegio.

Pasamos por terapia y rehabilitación.

Doy gracias por poderlas pagar.

Doy gracias por tener esa suerte.

Hoy es el día contra el bullying.

Y yo sé que es un largo camino el que nos queda. El sistema es inmovilista.

El sistema esparce las semillas del bullying. Porque el bullying es un proceso complejo que comienza con una burla. Y si nadie la para: enraiza y brota. Crece y se esparce nuevamente.

La burla puede venir de cualquier parte, de cualquier persona, y es en la escuela en dónde se puede corregir o potenciar.

En casa podemos observar, entender y favorecer su autonomía y su autoestima, enseñarles a defenderse…

Si necesitas asesoramiento: contacta. Te puedo asesorar.

Anuncios

El ambiente y su influencia

Cada día escucho nuevos casos de bullying y/o acoso escolar, niños y niñas que viven en una pesadilla tan terrible que hasta se llegan a quitar la vida. Una plaga realmente preocupante, que en nuestro país parece que no tiene solución. Curiosamente, la otra plaga realmente terrible es la violencia “machista”, un término que no me termina de gustar porque obvia muchos aspectos y deja al margen a muchos protagonistas.

En mi opinión, tenemos que cuidar el ambiente, ese clima en el que nos movemos, ya sea en el hogar, el trabajo, la calle o la escuela.

Deberíamos rodearnos de belleza y calma, y cuando algo ensucie, afee o moleste: cambiarlo, limpiarlo o mostrar nuestro disgusto con asertividad.

En vez de eso tendemos a acumular, y cuando ya no podemos más: estallamos!

Y vuelta a empezar…

El clima escolar habitual, en la escuela tradicional suele ser bastante tóxico, se exige al alumnado una contención excesiva, una madurez a la que muchos no llegan, se basa en la “acumulación” de contenidos y técnicas.

Por si fuera poco, los momentos de “desfogue” tienen poca o ninguna supervisión… El recreo se convierte en la ley de la selva y cuando surge un conflicto, los adultos intervienen demasiado tarde y con poca o ninguna justicia.

Además, existen profesionales que propician esta toxicidad con prácticas propias de centros de reclusión. El otro día me hablaron de la figura “el encargado de los deberes” que consiste en que un compañero o compañera, revisa todos los cuadernos de sus compis de clase para comprobar si han hecho los deberes y decirle al profesor o profesora quien no los ha hecho. Y encima si no se chiva, pierde el puesto y sufre un castigo.

Por si no fuera poco efectiva la vieja práctica del premio y el castigo!

Claro que también tenemos las viejas prácticas consistentes en la humillación pública o la de “yo no he visto nada”.

Y en medio de todo eso pretendemos que niños y niñas aprendan “por arte de magia” a resolver conflictos de forma pacífica, a saber gestionar sus emociones, a tener una sana autoestima y un buen autoconcepto de sí mismas.

Si alguien se burlara de mí en público me sentiría mal: incómoda, humillada, frustrada… Reaccionaría! Me defendería, tengo muchas formas de pararlo: la ironía, el sarcasmo, el humor, la asertividad, la empatía… Realmente alguien cree que un peque de 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11 o 12 años las tiene? Vale puede que algunos o algunas de 8 para arriba sí pero, tampoco muy afinados, no?

Si alguien me golpea el coche tengo varios protocolos para exigir el arreglo de mi coche. Qué pasa si un compañero me estropea un libro, un cuaderno, la mochila, el abrigo…? A quién recurro en el colegio? Qué respuesta me va a dar?

Os imagináis que cuando llega la Policía os dijera: eso no es nada! Un leve rasguño, en casa le pasas un trapito y solucionado!!

O que nos soltara: Venga no os enfadeis, daros un besito e iros cada uno por vuestro sitio: circulen!!

O bien: bueno, bueno, me da igual quien golpeara el coche de quien… Os pongo una multa a ambos y no quiero oír ni una palabra más si no queréis que os inmovilice los coches!!

Raro, a que sí? De cámara oculta… Rápidamente buscaríamos al youtuber agazapado tras la farola. Sin embargo, estos mensajes los reciben niños y niñas cada día en el aula, y aunque parezca mentira, resultan igual de absurdas estas contestaciones-resoluciones.

Habría que enseñar de otra manera, podríamos seguir al niño en sus necesidades educativas,el adulto tiene que dejar de ser el centro. Y que el niño deje de hacer sobre-esfuerzos para adaptarse al ritmo de los demás. Para que pueda seguir el suyo propio.

Habría que darles técnicas de autocontrol y de gestión emocional… Y que al llegar a casa nos las enseñen a la familia!

Habría que educar para la paz de verdad, y que se dejen de dibujar palomas un día al año. Que aprendan diálogo, asertividad, mediación, negociación… La violencia sólo trae más violencia. El diálogo entendimiento, empatía, cooperación… Elegir no debería ser tan difícil.

Quizás es nuestra resistencia al cambio, estamos tan agusto en nuestras zonas de comfort, salir de ellas es más sencillo que encontrar soluciones, que mejorar nuestra calidad de vida, será por eso que caemos tan fácilmente en los círculos viciosos?