Hoy te escribo a ti

Te escribo a ti, y sólo a ti…

Porque sientes que eres invisible pero yo te veo y te escucho.

Quiero conectar contigo…

Porque yo también estuve ahí, justo en este momento en el que te sientes perdida, superada por las circunstancias pero yo sé que vas a salir de ese bache, aunque ahora te parece imposible.

Quiero darte ese apoyo que no encuentras…

Porque aún no te has dado cuenta de que sólo tú puedes darte ese permiso que te hace falta para avanzar.

Hoy te escribo a ti…

Que no tienes tiempo ni para asearte, o ir al baño. Que todo te está pasando tan rápido que por momentos sientes verdadero vértigo. Pero yo sé que poco a poco lograrás recolocarte y reorganizar lo que ahora mismo parece puro caos.

Y en ti veo esa luz que lucha por salir de la oscuridad, dónde otras personas sólo ven ojeras, manchas y desorden…

Y voy a estar aquí para disfrutar el momento en el que las deslumbres: porque lo vas a hacer, tarde o temprano, pero lo harás y yo no quiero perdérmelo.

Tal vez, hasta ahora, no te haya escuchado con la suficiente atención, estaba preocupada con mis cosas, temiendo por mi propio salto al vacío.

Con miedo y llena de frustración.

Pero ahora ya estoy aquí.

Y voy a quedarme a tu lado.

Voy a escuchar todo lo que me digas y te lo voy a devolver con las palabras que necesites oír (ojo, no las que quieres escuchar), aunque te asusten, aunque te duelan…

Voy a acompañarte hasta que vueles libre.

Hoy te escribo a ti, y sólo a ti…

Porque deseas encajar sin perderte en el camino. Y yo sé que es complicado hacerlo sola. Pero, juntas crearemos una comunidad segura y confortable.

Hoy te escribo a ti…

Que no sabes cómo has llegado a esta situación y aún no te la puedes creer

Te ha pegado un vuelco enorme…

No tenías ni idea de cómo iba a ser todo. Pero, pronto verás que así será mucho más gratificante de lo que podías imaginar.

Hoy te digo que no estás sola. Que somos muchas. Que vamos a tejer muchas redes para encontrarnos y reconocernos… Qué nunca más vamos a sentirnos indefensas!

Hoy es ese día en el que vas a dar el paso…

Porque tu momento es AHORA.

Ven y comencemos este viaje.

Únete ahora a mi webinar gratuito pinchando en el enlace http://mecef.es/webinar-creencias/

¿Cuánto cuesta un besito?

No existe nada que despierte más ternura que el besito de un peque. Que un niño o niña te de un besito es muy reconfortante para el corazón. Parece que rejuvenece.

Sin embargo, vivimos en una sociedad que en muchas ocasiones, obliga a que niños y niñas lo hagan cuando no quieren. Y aquí empiezan numerosos chantajes al respecto:

  • Pues me pongo triste si no me lo das.
  • Pues ya no te quiero.
  • Pues no te voy a regalar más juguetes.
  • Pues no te vuelvo a dar helado.

Y digo yo: ¿qué valor tiene para una persona adulta conseguir un beso bajo la extorsión y/o el chantaje emocional?

¿Qué mensaje dais cuando lográis un besito a toda costa?

¿Qué creéis que están aprendiendo estas niñas y niños?

Luego llega una persona malintencionada y les dice:

  • Si te vienes conmigo te doy un regalo.
  • Quieres que te regale un perrito. Ven conmigo.
  • Si no le cuentas esto a nadie te doy un helado.

¿Te parece exagerado?

Ahora muchas personas dirán:

  • A mí me obligaron de pequeña y nunca me pasó nada.
  • Qué mal puede hacer que les den un beso a su abuela.
  • Eso es demagogia, no tiene por qué pasar eso.
  • Es una forma de que niños y niñas entiendan la autoridad.

¿Y qué pasa con las personas que sí les pasó algo?

No nos damos cuenta de cuántas son, no es un tema del que te vaya a hablar nadie, es más, muchas personas ni lo recuerdan, son recuerdos traumáticos que tienen bloqueados.

En mi opinión, tanto niños como niñas necesitan aprender que su cuerpo es suyo, que sus emociones son suyas, que sus afectos son suyos y les corresponde decidir a quien mostrárselos y a quien no.

Me parece apropiado que sepan que los besitos no se compran.

No se venden.

No cuestan una sonrisa, un juguete, una moneda o un postre.

Que sepan que son sólo suyos y sólo se los deben dar a quién sientan que se los deben dar.

Que nadie tiene derecho a obligarl@s a mostrar algo que no sienten, o que simplemente no les apetece en ese momento.

Luego nos convertimos en personas adultas que no sabemos decir que no.

Personas que se sienten obligadas a mostrar afecto (que no respeto) a gente que nos repugna.

Personas que sonreímos a gente que ni nos gusta, ni nos agrada, ni nos aporta.

Personas, al fin y al cabo, que no se sienten libres para mostrar sus emociones y sentimientos.

¿Qué nos pasa que nos cuesta tanto empatizar? ¿Y más aún con niños y niñas?

Así que esa es mi pregunta: ¿cuánto cuesta un besito? ¿Y uno tuyo?

LA CONCILIACIÓN FAMILIAR NO ES UN PRIVILEGIO

Hoy vengo escandalizada, así ojiplática, por si no fuera suficientemente complicado conciliar nuestra vida laboral y familiar, teniendo que hacer auténticos malabarismos con horarios y vacaciones, por si fuera poco tener que lidiar con jefes, jefas, jefazos y jefazas, ahora resulta que nuestros pobres compañeros y compañeras solteras se quejan de que, por culpa de sus compañeros (y compañeras mayormente) con familia, ellos no pueden conciliar (ojo, conciliar) su tiempo libre y de ocio.

Es que no sé ni por dónde empezar.

Voy a ir punto por punto, intentando desmontar los argumentos que me han esgrimido en una conocida red social dedicada al empleo. Aún estoy alucinando.

1.- TENER HIJOS ES UNA DECISIÓN PERSONAL Y TIENES QUE APECHUGAR CON LAS CONSECUENCIAS. Olé, olé y olé… Pero qué bien han calado ciertos mensajes en la sociedad. De verdad, vaya mierda de educación sexual que tenemos en este país, es que parece una frase sacada de cualquier película o serie de adolescentes americana.

Vamos a ver, en primer lugar, en una sociedad ideal seguramente ser madre (o padre), será una decisión consciente,meditada e informada pero, os aseguro que no es esa nuestra realidad.

Existen muchos motivos para tener hijos, tantos como para no tenerlos.

Apechugar con las consecuencias es algo que haces a lo largo de toda la vida, y cuando sueltas esta lindeza por la boca, tarde o temprano te la pueden devolver. Otra cosa es ser responsables de nuestras decisiones. Y sí, en eso estamos la mayoría de las familias: somos responsables de nuestra descendencia.

Por eso, la mayoría de las familias se cojen las vacaciones en Agosto, Semana Santa y Navidades, para poder estar con sus hijos e hijas, para poder educarles, para que sepan que les queremos y esas cosas que hacemos los padres y las madres. Y no lo hacemos por fastidiar a nadie, ni mucho menos a nuestras compañeras y compañeros de trabajo, lo hacemos porque es cuando han decidido poner las vacaciones escolares.

A lo mejor hasta pedimos cambiar un turno para poder ir a una de esas maravillosas funciones escolares que suelen poner en viernes, pero es que tampoco decidimos las familias sobre esos eventos.

2.- YO DECIDÍ NO TENER HIJOS PARA TENER TIEMPO LIBRE Y AHORA NO PUEDO POR CULPA DE MIS COMPAÑERAS CON FAMILIA, pues mira, ahora que has visto el percal,tal vez sea un buen momento para repensar ciertas cosas, no sé, no digo que te pongas a tener hijos,pero tal vez, y sólo tal vez, deberías hablar estas cosas con tus jefes, jefas, jefazos, jefazas… Y que contraten personal temporal para sustituciones,o para hacer horas extras.

Llegadas a este punto, me imagino a las grandes empresas de este país, muertas de risa, mirando como nos peleamos unas con otras mientras ellas siguen con sus prácticas abusivas, mientras siguen pagando salarios miserables, mientras siguen “obligando” a sus trabajadores y trabajadoras a hacer más horas extras sin pagarles un solo euro.

Y es que creo que habéis errado con el foco de vuestras quejas.

3.- MIS VACACIONES DEPENDEN DEL HORARIO DE GUARDERÍA DE MIS COMPAÑERAS, y las de tus compañeras también, que ya os digo yo que muchas familias preferimos marcharnos en Septiembre o en otras fechas que todo es mucho más barato, está menos saturado y recibes mejor servicio que en Agosto.

Pero, si la guardería cierra en Agosto qué van a hacer tus compañeras? Llevarse a sus retoños al curro? Uys no, no, no…

Pues eso, las reivindicaciones a la empresa,o en su defecto a la administración pública y ya que estamos, a ver si nos amplían la baja por maternidad, que así no dependemos del horario de las guarderías.

  • 4.- LAS TRABAJADORAS Y TRABAJADORES CON HIJOS TIENEN MUCHOS PRIVILEGIOS A LA HORA DE ELEGIR LOS HORARIOS EN LA EMPRESA, esta es de traca, debe ser la primera vez que leo juntas trabajadora con hijos y privilegio en la misma frase.

Alguien duda de que en el mercado laboral, tiene más facilidades una persona sin familia que una con familia?

Si tienes familia y quieres jornada reducida, no sólo tienes que pelear para que te la concedan, si no que también cobras menos. Si pides una excedencia laboral por cuidado de familiares dependientes, lo mismo. Si no tienes disponibilidad horaria no te promocionan, ni te dan puestos de responsabilidad… De qué privilegios estáis hablando?

Y ya que estamos metidas en materia, os voy a contar un secreto: las medidas de conciliación laboral son un derecho de la infancia. Son los niños y niñas quienes tienen derecho a estar con sus padres y madres el máximo tiempo posible.

También es una decisión personal ser hijo o hija?

5.- NO TENGO HIJOS Y NECESITO CONCILIAR MI VIDA FAMILIAR, pues claro, las trabajadoras con hijos no son las únicas que están adscritas al régimen de conciliación. Si tienes personas dependientes a cargo también puedes solicitar tus reducciones de jornada, tus excedencias, etc. Entiendo que existen muchos tipos de familias, y eso está bien, y entiendo que no quieras que la empresa en la que trabajas te de los peores horarios, te alargue las jornadas laborales, te “obligue” a hacer horas extras… Nadie quiere eso, pero qué culpa tenemos las trabajadoras con hijos e hijas? Insisto, esas reclamaciones a vuestras empresas, a vuestros jefes, jefas, jefazos y jefazas. Y ya que estamos, el próximo 28 de Abril, pensad bien a quién vais a votar. Pensad qué partidos están a favor de los abusos del mercado laboral.

Pensad qué partidos están a favor de la conciliación, de las jornadas continuas, de la reducción de la jornada laboral, de las medidas fiscales a favor de la ciudadanía.

Y hasta aquí, lo dejo por ahora, por si acaso repito el secreto: Las medidas de conciliación son un derecho de la infancia. Son niños y niñas quienes tienen derecho a estar con sus madres y padres. Y tú qué opinas?

Taradas

Así calificaba un hombre con estudios universitarios y de tendencias políticas de izquierdas a las mujeres que deciden parir en su casa: Taradas!

Y se quedó tan ancho… Tan lleno de razón… Superior!!! Porque así se siente la gente que se dedica a “callar bocas”… Es un mecanismo muy potente. La burla no tiene por función humillar al otr@, sino sentirse superior que el otr@.

Otro ejemplo de la facilidad con la que en esta sociedad juzgamos sin saber.

Y es que las redes sociales están llenas de polémicas en las que en vez de debatir o discutir, simplemente se cae en la descalificación y el insulto fácil.

Y así desahogamos nuestras frustraciones y amarguras por el mundo adelante, escupiendo bilis contra quien nos parece despreciable, ninguneable, ínfim@…

Ya hace días que resuena en mi mente: Taradas!

Es curioso, porque sinceramente, a quién Le importa dónde decide una mujer parir o no parir. De verdad te afecta tanto? A ti que ni la conoces? A ti que no sabes la historia?

Y aunque fuera la peor decisión del mundo: no crees que ya ha sufrido lo peor? Cómo si fuera poco su sufrimiento. De verdad tenemos que ponerla en la picota para apedrearla? Para insultarla?

Por qué nos gusta tanto hacer leña del árbol caído?

No voy a entrar en el debate de qué es mejor y qué es peor. Creo que cada mujer es libre para tomar sus decisiones de manera consciente e informada. O debería serlo. Por mucho que a mí me guste otra opción. Por mucho que a mí su opción me parezca una locura. O peligrosa…

O acaso l@s pilotos de fórmula 1 son unos tarados? Y l@s acróbatas? Y l@s que comen azúcar por toneladas?

Se entiende el símil? O tiene que decirlo una presentadora millonaria para darle más peso a nuestra opinión? Porque esta es la otra parte de la historia: qué pasó?

Lo sabe alguien con total seguridad?

Tú estabas allí?

Es que han dicho en la TV que era una loca, una cabezota, que quería parir en su casa en contra de las recomendaciones de la matrona… Y?

Ahora la TV se dedica a la veracidad, cuántas mentiras y rumores han propagado a lo largo de los años?

Es información o propaganda?

Es veraz? O es entretenimiento?

Sólo esa familia sabe lo que realmente pasó.

Alguien está dispuest@ a escucharla?

Mi más sincero pésame a esta familia. Ojalá pudiéramos volver atrás en el tiempo y evitar estas desgracias.

El nuevo paradigma de las abuelas. Parte 2

Vamos a seguir, cada semana llegan a mis oídos nuevas historias y desahogos de madres que sufren, algunas más en silencio que otras, los consejos de abuelas, en muchos casos reforzados por profesionales desactualizados.

Cuando aterrizamos en la maternidad, muchas nos hacemos conscientes de nuestras limitaciones, de nuestra ignorancia. Aparecen todos nuestros miedos e inquietudes. Buscamos apoyo en nuestras familias, o no. Y lo que recibimos es una retaíla de:

Esto se hace así…

Lo estás malcriando…

Déjame a mí que tú no sabes…

En mi época todas lo hacíamos así y bien que os criasteis…

Etc, etc, etc.

¿Cómo podemos afrontarlo?

Desde la tranquilidad y el cariño. En realidad, es un entrenamiento que nos da la vida para todo lo que vendrá después.

Cierto es que, en medio de la explosión hormonal del puerperio es complicado contenerse y ser asertiva.

Lo sé.

A veces fallaremos, la cagaremos, nos quedaremos cortas o nos pasaremos tres pueblos pero, cuando nos salga bien…

La satisfacción es directamente proporcional a la cara de nuestra familiar más entrometida.

Nada ilustra mejor que un ejemplo:

Ejemplo 1:

Hace años, muchas de mis familiares y vecinas me decían: si lo tienes siempre en brazos se va a malacostumbrar.

Tarde un tiempo en encontrar la respuesta ideal: ¡Ay! ¡Es que crecen taaaan rápido! ¡Déjame cogerle que cuando me de cuenta ya no querrá colo (brazos) y entonces lo echaré de menos!

Respuesta habitual: ¡qué razón tienes!

Ejemplo 2:

Mi madre: ¿Cómo va a comer si antes le das la teta?

Respuesta: ¿cómo va a comer si no se la doy?

Mi madre: ¡Pues con más ganas!

Respuesta: entonces engullirá, cogerá gases y luego estará molesto porque le dolerá la barriga. ¿Y que va a querer? Teta, teta y más teta.

Mi madre: visto así…

Ejemplo 3:

Mi suegra: el chupete es una niñera, dáselo ahora que si no luego lo tendrás en la teta todo el día.

Respuesta: No lo quiere.

Mi suegra: es que tienes que insistir.

Respuesta: Ese no es mi estilo. Prefiero no dárselo, así luego no se lo tengo que quitar.

Mi suegra: Luego ya llorarás.

Respuesta: Puede ser pero no me enfadaré porque con 4 años no hay forma de quitárselo.

Mi suegra: Pero es ahora cuando dan más trabajo. Y el chupete es una niñera.

Respuesta: Bueno, en el peor de los casos podemos contratar a alguien para que limpie y cocine, mientras yo hago de niñera. ¡O lo puede hacer tu hijo, que lo educaste muy bien!

Ahora mismo no recuerdo más anécdotas pero creo que estas tres ilustran bastante bien lo que quiero transmitir.

Ante quienes nos cuestionan todo el tiempo, o bien ponemos distancia física, o bien procuramos responder buscando su empatía. Tratando encontrar ese click en su cabeza, alma y/o corazón. No se trata de justificarse todo el rato si no de saber qué teclas tocar.

En mi primer ejemplo, intenté conectar con esa nostalgia o deseo de volver a tener a tu bebé en brazos. Y lo rápido que pasa esa etapa. Sobretodo las madres conectan con ese bienestar y dejan la crítica.

En el segundo ejemplo, sabiendo que lo que más convence a mi madre son los argumentos lógicos, apelé a su razón. A su sentido práctico.

En el tercer ejemplo, sabiendo que para mi suegra todo lo que ella hizo está bien hecho y que no le interesan razones científicas o médicas (porque toda la vida se hizo así). Busqué la conexión a través de “la suerte que tengo de estar con su hijo”.

Es difícil, muchas veces se nos ocurrirán las frases tiempo después pero, por favor: ¡Anotadlas! ¡Recordadlas!

¡Puede repetirse la situación o podréis ayudar a otra madre en apuros! Hasta podéis mandármelas para que se las transmita a otras madres, y padres estresados y/o criticados.

Continuará…