Errores inevitables que cometemos cuando queremos frenar una rabieta

Sí, has leído bien. Errores inevitables, y es que para aprender a acompañar un berrinche tenemos que hacerlo mal muchas veces. Seguramente por eso nuestros hijos e hijas nos ponen a prueba tantas veces.

1. Pensar que lo que nos funciona hoy, nos va a funcionar mañana. Sí, está fase de nuestros peques requiere mucha creatividad. Tal vez ayer te funcionaba jugar al despiste pero mañana puede que no. Mantenerse atenta e ir probando técnicas es muy positivo.

2. Tener prisa. Sí, te entiendo, es un momento desagradable y necesitamos que sea breve, sobretodo si tenemos público. Sin embargo, requiere paciencia y tiempo, si vamos apuradas puede que incluso dure más.

3. Intentar razonar en el momento álgido de la pataleta. Ahí estamos, intentando que entiendan que hay que irse, o que su taza verde está en el lavaplatos, o que no puede comerse el cable. Pero tu hija está disgustada o enfadada y tus argumentos ni los oye. O tu hijo, que es muy maduro y lo entiende todo, está invadido por la emoción de ese momento y por mucho que quiera no puede acceder a su pensamiento lógico.

4. Gritar. Sí, antes de hacerlo tú ya sabes que no tienes que hacerlo. Es tan difícil, la primera bien, la segunda bueno pero cuando llevas un día de esos de son las 10.00 de la mañana y ya me ha montado el pollo 18 veces, saltas y se te contagia la rabieta. Una cosa que suele venir bien es cantar, en vez de dar un grito: ya está bien nos vamos ya! Pues canta: nos vamoooos, ya no tenemos tieeeeeeempooooo. Entiendo tu disgustooooooo, y se me lleva el vieeeeentooooo… (en este caso tanto la letra como la música serán de tu cosecha).

5. Ignorar a tu peque. Parece una práctica efectiva a corto plazo pero a la larga suele dar malos resultados. Lo realmente eficaz es ignorar la conducta sin ignorar a tu hijo o hija. Es difícil, lo sé. Sobre todo cuando está haciendo algo que te molesta mucho, algo que te conecta (que hace que se te contagie su berrinche). Pero es realmente eficaz mantenerte en calma y prestar atención sin intervenir, simplemente estando y observando el momento adecuado para ofrecer un abrazo.

Seguramente hay muchos más, pero estos cinco son los que más me encuentro en mi día a día. Ten por seguro que los he cometido todos y he aprendido mucho a lo largo de estos años, por eso los he considerado el top cinco.

De todo esto y mucho más hablaremos en mi curso: Entendiendo las emociones

Entendiendo las emociones

Anuncios

Vivir aquí y ahora

Nuestros bebés nacen con la sabiduría del presente, viven el momento, despreocupados por el futuro y sin anclajes en el pasado.

Y esta es una de las cosas que deberíamos aprender de ellos: porque es realmente sano conectar con el aquí y ahora en cuerpo y mente.

Esto es algo que me cuesta mucho, con los años he aprendido a soltar lastre y dejar atrás el pasado, sobretodo lo malo… Siempre me maravillo de mi gran capacidad de olvido. Sin embargo, mi mente vuela hacia el futuro con gran facilidad, me resulta casi imposible evadirme en determinadas situaciones.

De hecho, me está costando escribir sobre este tema, más que sobre cualquier otro. Porque esa forma de evadirme la tengo tan integrada y asimilada que me cuesta hasta analizar en qué momento la adquirí y porqué me resulta tan complicado atarme a la tierra. Al aquí y ahora!

Mis hijos son sabios, aprendo a desaprender cada día con ellos. Y esta es una de las lecciones más importantes. Merecen mi respeto y admiración. Merecen mi tiempo y atención. Cada día procuro estar más y ser mejor. Ahora, los fines de semana, y festivos, casi me olvido del teléfono.

Tengo la suerte de poder llevarlos a una escuela Montessori en la que aprenden mil cosas pero, una de las más importantes es esta: vivir el presente.

Cada vez que salgo de una clase para padres y madres, me digo: qué pena no haber vivido la experiencia de la enseñanza Montessori desde los 3 años! Ahora sería una persona menos dispersa, más disfrutona del momento!

Y luego pienso: Al menos, lo he descubierto ahora, y se lo puedo ofrecer a mis peques!!

Mucho tenemos que cambiar en este mundo!!!

Publicado desde WordPress para Android