La importancia de los descansos

Descansar es esa actividad que todo el mundo sabe que es imprescindible pero siempre aplazamos en este mundo acelerado en el que vivimos. Parece que si te tomas tus descansos te vas a ganar fama de perezoso, vaga, o que sé yo…

Además, vivimos con la idea de que el descanso es una recompensa. Como si no fuera lo que realmente es: una necesidad. Y además, según el momento en el que estemos, descansar puede marcar la diferencia en nuestra salud, y por ende, en nuestra vida.

Sin salud, no hay nada.

El mercado laboral nos marca los descansos, y hasta la época y manera de planificarlos. No siempre nos valen. No siempre llegan cuándo son realmente decisivos. Llevo ya varias semanas escribiendo esta frase: Cuando necesitas parar y no lo haces, llega la vida y te para de golpe.

Y no nos gusta nada.

Parar de golpe exige un nivel enorme de reposo. O bien, enfermamos, o bien nos sucede algo dramático (una mudanza, un funeral, un cambio de trabajo, una separación…) que además, nos suele pillar de sorpresa y/o de bajón.

Es como si fuéramos cocinando a fuego lento una resaca de esas que te tumban.

El ser humano puede llegar a complicarse la vida de formas fascinantes.

Podemos llegar a unos niveles de complejidad alucinantes.

Por si nuestra sociedad no fuera ya suficientemente problemática y enrevesada.

Somos capaces de darle aún más vueltas de tuerca.

Tenemos muy bien entrenada esa voz que nos dice: sólo un día más. sólo una hora más, sólo un café más, sólo un envío más…

Y así, enfermamos.

No sabemos parar. O simplemente bajar el ritmo.

Nos han educado para hacer springs pero la vida de lo que está compuesta es de maratones.

Lo queremos todo y lo queremos ya pero, la vida son procesos que requieren paciencia.

Aprovecho este artículo para anunciarte mis propias vacaciones. Volveré en Septiembre con más artículos sobre temas de educación emocional, resolución de conflictos, reivindicaciones y lo que se tercie (ya sabes que cualquier sugerencia es bien recibida y tu opinión es importante para mí).

Espero que tú también puedas descansar y disfrutar unas merecidas (o no) vacaciones (¿acaso no son siempre merecidas?) y que generes muchos recuerdos valiosos con tu familia. Espero también que la vuelta a la rutina no sea tediosa.

Y que este texto sirva para que te permitas hacer los descansos que sabes que son vitales para ti y tu gente.

CERRADO

Si quieres mi ayuda puedes contactar en mi web:

Inicio

Y si te gusta lo que publico siempre puedes invitarme a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef

Anuncios

El engaño de cuidarse

A todas nos pasa, llegamos a una edad, o a una etapa en la que “toca cuidarse”. Y claro, decides enfocarte y sacar tiempo y ganas (esto de las ganas es muy importante) para hacer deporte, cuidar la dieta, dejar de fumar…

Y durante una temporada lo logras, porque es verdad que cambiar de hábitos durante 21 días es posible, es verdad que puedes incluir verduras en tu dieta, y que eres capaz de ir a clases de yoga, pilates, hipopresivos o tai-chi durante unos meses…

Hasta que pasa algo: Te cambian de puesto en el trabajo, tus peques tienen vacaciones, llega la Navidad, etc. En cualquier caso, te surge un imprevisto, un estrés indeseado o un compromiso social en el que todo el mundo te suelta las manidas frases: “Por un día no pasa nada”, “¿Qué mal te va a hacer que pruebes un poquito?”, “La piscina seguirá ahí mañana”… Y zas, semanas (o meses) de esfuerzo al garete.

Y todo ese sudor, toda esa fuerza, toda la motivación te abandonan.

cocodrilo

¿Por qué?

Pues porque te has dejado atrás uno de los pilares fundamentales, has caído en el engaño de cuidarse pero por fuera, o del cuidado físico… Y te has dejado atrás la mente, y lo que es más importante: el corazón. O como le llamamos ahora: la gestión emocional.

Es así, crear un hábito no se hace en 21 días. ¡Vaya! Qué chasco!

Es todo un proceso en el que cuerpo, mente y corazón (o alma) van de la mano. Por mucho que trabajes uno, si no los acompañas de los otros, en cuanto algo surja se te irá todo por el desagüe.

¿Qué puedes hacer?

Para empezar entender cómo funcionas, conocerte, comprender tus creencias y tus valores. ¿Cómo si no vas a poder mantener tus motivaciones?

Para crear un hábito lo mejor es estar alineada con tus creencias. Te pongo un ejemplo: Tal vez tú quieres bajar de peso, y lo quieres hacer por salud, es una buena motivación, sin embargo, entre tus creencias,una de las más fuertes es: Hay que comer de todo. O una muy habitual: Hay que dejar el plato limpio.

Luchar contra estas creencias es complejo. Porque están muy arraigadas. Entonces hay que tener otras estrategias. Como por ejemplo: usar platos más pequeños, o cambiar la cantidad de los alimentos (aumentar las verduras y bajar las salsas). O reducir el consumo de ciertos alimentos al mínimo.

Con la actividad física también nos pasa: queremos empezar a tope y a medio camino nos quedamos sin fuelle. Tal vez, en tu cabeza resuena una voz que te dice: Lo importante es participar. Lo has intentado. No pasa nada si no lo acabas.

Y así con todo. Escucharse a una misma es complicado. Pero no imposible. Existen numerosas técnicas y formas de acallar estas voces internas.

Es importante mantenerte conectada con tus emociones. Darte cuenta de qué sientes y cuándo lo sientes.

Es posible que seas capaz de hacerlo tú sola pero si ves que no, da el paso, pide ayuda, busca apoyo, somos parte de una comunidad y el poder del grupo es poderoso. Ánimo.

Tu momento es ahora.

suricato.JPGSi quieres mi ayuda me puedes contactar en mi web:

https:/mecef.es

Y si te gusta lo que publico siempre me puedes invitar a un café:

http://ko-fi.com/xoana4040mecef

¿Cuánto cuesta un besito?

No existe nada que despierte más ternura que el besito de un peque. Que un niño o niña te de un besito es muy reconfortante para el corazón. Parece que rejuvenece.

Sin embargo, vivimos en una sociedad que en muchas ocasiones, obliga a que niños y niñas lo hagan cuando no quieren. Y aquí empiezan numerosos chantajes al respecto:

  • Pues me pongo triste si no me lo das.
  • Pues ya no te quiero.
  • Pues no te voy a regalar más juguetes.
  • Pues no te vuelvo a dar helado.

Y digo yo: ¿qué valor tiene para una persona adulta conseguir un beso bajo la extorsión y/o el chantaje emocional?

¿Qué mensaje dais cuando lográis un besito a toda costa?

¿Qué creéis que están aprendiendo estas niñas y niños?

Luego llega una persona malintencionada y les dice:

  • Si te vienes conmigo te doy un regalo.
  • Quieres que te regale un perrito. Ven conmigo.
  • Si no le cuentas esto a nadie te doy un helado.

¿Te parece exagerado?

Ahora muchas personas dirán:

  • A mí me obligaron de pequeña y nunca me pasó nada.
  • Qué mal puede hacer que les den un beso a su abuela.
  • Eso es demagogia, no tiene por qué pasar eso.
  • Es una forma de que niños y niñas entiendan la autoridad.

¿Y qué pasa con las personas que sí les pasó algo?

No nos damos cuenta de cuántas son, no es un tema del que te vaya a hablar nadie, es más, muchas personas ni lo recuerdan, son recuerdos traumáticos que tienen bloqueados.

En mi opinión, tanto niños como niñas necesitan aprender que su cuerpo es suyo, que sus emociones son suyas, que sus afectos son suyos y les corresponde decidir a quien mostrárselos y a quien no.

Me parece apropiado que sepan que los besitos no se compran.

No se venden.

No cuestan una sonrisa, un juguete, una moneda o un postre.

Que sepan que son sólo suyos y sólo se los deben dar a quién sientan que se los deben dar.

Que nadie tiene derecho a obligarl@s a mostrar algo que no sienten, o que simplemente no les apetece en ese momento.

Luego nos convertimos en personas adultas que no sabemos decir que no.

Personas que se sienten obligadas a mostrar afecto (que no respeto) a gente que nos repugna.

Personas que sonreímos a gente que ni nos gusta, ni nos agrada, ni nos aporta.

Personas, al fin y al cabo, que no se sienten libres para mostrar sus emociones y sentimientos.

¿Qué nos pasa que nos cuesta tanto empatizar? ¿Y más aún con niños y niñas?

Así que esa es mi pregunta: ¿cuánto cuesta un besito? ¿Y uno tuyo?

Los secretos del puerperio

Estás embarazada por primera vez. Todo es nuevo, estás llena de dudas. No sabes ni por dónde empezar.

Tal vez era un embarazo deseado y buscado, tal vez no. Tú seguramente tendrás sentimientos encontrados que se mueven entre la alegría y el miedo.¿o no?

Todo va muy rápido y parece que de golpe tienes que tomar un montón de decisiones sobre temas que no tienes ni idea, y para más inri, recibes informaciones contradictorias por todas partes. En mi opinión esta es una de las cosas que genera más dudas. Unas personas te dicen que epidural, otras que parto respetado, otras que vayas a tu hospital más cercano, otras que mejor te busques uno amigo de los niños ¿qué demonios es un hospital amigo de los niños?

En medio de este embrollo, tú y tu pareja confiáis en que vuestra matrona en algún momento te va a dar una cita con ginecología, y allí podréis despejar todas vuestras dudas. Han pasado casi 7 meses de embarazo y si todo ha ido bien, ninguna visita, nada. Te empiezas a poner más nerviosa. Se te da por preguntar a alguna amiga o familiar y te cuenta que seguramente no verás a nadie de ginecología hasta el día del parto. ¿cómo?

Pues sí, los partos los llevan las matronas. Pero no las de atención primaria. ¿Curioso, eh? Otro mito que se cae. También te digo que una buena matrona pro parto respetado es lo mejor que te puede pasar.

Llegan las clases preparto. Y tu piensas: Menos mal. Suspiras.

Pero, no. No sólo no te despejan dudas sino que te generan más. ¿Puedo cortar el cordón? ¿Puedo donarlo? ¿Para qué sirve? Y dirás: Pues podré hacer todas las preguntas en esas clases, que son para eso. Pues no siempre, a veces te quedas ensimismada con un tema concreto, o te encuentras mal,o te da un mareo, o no se te ocurre en el momento.

Total, ¿qué puedes hacer? Buscar información contrastada y veraz, en facebook tienes varios grupos de embarazo, lactancia, crianza… En tu ciudad, o en sus alrededores, puedes acudir a grupos presenciales de lactancia y crianza en dónde encontrarás familias que van a pasar por el puerperio, que lo están pasando o que lo han pasado recientemente. Y por supuesto, leer, tienes multitud de blogs, revistas y libros sobre maternidad y crianza. (Te dejo un par de enlaces de dos blogs que me gustan mucho aquí y aquí).

Ya ha pasado el día del parto, ya habéis dejado el hospital y estáis en casa. Es una sensación tremenda verte sola con tu bebé en casa. Es claramente, una situación nueva y estresante, nunca has pasado por algo así, las clases preparto ahora te parece que quedaron muy lejos en el tiempo, te sabes la teoría pero no tienes ni idea de qué hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo. Si vienen visitas de familiares y amig@s, lo más seguro es que te ofrezcan soluciones rápidas, eficaces en los primeros momentos pero que en cuanto se marchan por la puerta, dejan de funcionar.

Pedir ayuda es complicado.

Saber a quien acudir es complicado.

Tener la casa llena de gente y de trastos por en medio es complicado.

Te toca tomar muchas decisiones: qué tipo de lactancia, dónde va a dormir, qué pañales, qué ropa, cuando tocan las vacunas, cuándo las revisiones, cómo organizar las tareas del hogar… Y tú sólo quieres dormir y que alguien te diga qué hacer, cómo y cuándo.

El caso es que ahora te toca a ti (y a tu pareja si es el caso) tomar todas las decisiones con respecto a tu bebé. Sólo a esta nueva familia le corresponde: A tu familia.

Y aquí es cuando te doy los dos consejos que considero más importantes al respecto:

  1. Prioriza lo importante, muchas veces lo urgente se lleva lo importante. Hasta que lo importante se vuelve urgente. Yo te digo que muchas de las cosas que tienes en tu lista de urgentes no lo son tanto. Las cosas importantes sí suelen serlo. Procura prestarles atención.
  2. Infórmate y mantén la calma, solemos tomar muchas decisiones por impulso, pero las prisas son nuestras enemigas en cuanto a crianza se refiere, en este artículo te hablo de ello.

Aunque en medio del caos, no es fácil ver la luz y mantener la tranquilidad, el puerperio, como todo, es una etapa más, y pasa rápido. En el grupo de crianza y lactancia lo decimos mucho: los días son largos pero los años cortos. Te invito a disfrutar cada momento y pedir ayuda siempre que lo necesites. La mía la puedes encontrar aquí.

entendiendo las emociones 39075895671196183890..jpg

12 TIPS PARA DEJAR EL AZÚCAR

12 TIPS PARA DEJAR EL AZÚCAR (Parte 2)

Me han llegado varias solicitudes de conocidas y amigas pidiendo que escriba sobre qué es lo que hice yo para dejar el azúcar, y lo que es más importante, cómo consigo tener “comida insana” en casa y no caer en ella, volviendo a viejos, malos hábitos.

Pues bien, aquí os dejaré algunas cosas que creo que me ayudaron a mí, también os digo que no soy experta en adicciones, ni tampoco nutricionista, vamos que si realmente es algo que os cuesta mucho, contratad los servicios de un/a profesional que os asesorará mejor que yo. Vamos que me lavo las manos… Lo que quiero decir es que lo que a mí me funcionó, no tiene porque servirle a otra persona. Y tampoco existen los milagros…

  1. LOS MILAGROS NO EXISTEN, una vez eres consciente de que no existe un camino fácil para dejar el azúcar, tomas conciencia y te preparas mentalmente para afrontar esta carrera de obstáculos.
  2. PONTE OBJETIVOS PEQUEÑOS, nadie se levanta un día diciendo: voy a escalar el Everest y lo hace. No, se va entrenando y poniendo pequeñas metas. Pues con esto igual, yo fui dejando los diferentes alimentos poco a poco. Primero dejé los que me costaba menos esfuerzo, en mi caso fueron los lácteos. Piensa, cuáles son los tuyos? Después, dejé el chocolate (aún tomo cacao o chocolate pero con un mínimo de 85% de pureza, y en contadas ocasiones). Y con el chocolate fueron: las galletas, los bizcochos, las magdalenas (y digo las caseras que las hacía con un mínimo azúcar). Y luego ya fui dejando la pasta, el arroz, las legumbres… No es que no lo consuma nunca, nunca, nunca… Pero, muy de vez en cuando, me lo reservo para cuando toca comer fuera para no reducir totalmente mis opciones.
  3. CAMBIA ALIMENTOS, cuando siempre tienes hambre, tiendes a comer muchas veces alimentos con azúcar. Los primeros días se trata de cambiar esa magdalena por una tostada con aguacate, o unos frutos secos, o unos palitos de zanahoria cruda, o una manzana.
  4. TEN PREPARADOS TUS SNACKS, al hilo del punto anterior, uno o dos días a la semana, déjate preparados varios snacks saludables y saciantes, que sea lo primero que te encuentres cuando abras la nevera, o la alacena.Cualquier alimento que tengas que tener, déjalo en el fondo. En mi experiencia personal, sacian más los alimentos proteicos (frutos secos) y las verduras (aguacate, brotes, pepinillos) que los hidratos de carbono (pan, tostada, fruta).
  5. PIDE EL APOYO DE TU FAMILIA, vas a pasarlo mal, esto es así, prevenir a tu familia hará las cosas más sencillas. Puede que te vuelvas una madre gritona, o cansada, o depresiva… Es bueno que quienes te rodean sepan que durante una temporada tendrás cambios de humor, no estarás al 100% y además si te entienden y cuando se coman algo “prohibido” no lo hacen en tu presencia, pues mejor que mejor.
  6. CUENTA CON LAS RECAÍDAS, sí, hay recaídas, y aquí lo importante es retomar donde lo dejaste. Hoy pecaste,vale. Ya está. Mañana vuelves y sigues todo el tiempo que puedas.
  7. PLANIFICA TUS MENÚS, un día a la semana planifica tu menú semanal, esto te permitirá comprar lo justo, cocinar comida real, minimizar los snacks insanos.
  8. PASA MUCHO TIEMPO FUERA, cuánto más tiempo estás en casa, más fácilmente puedes caer en la tentación. Sal a pasear, al parque, a hacer deporte.
  9. DI QUE NO, cuando salgas por ahí, deja la pasta que viene con el café, y si no puedes evitarlo, no lo pidas. Cuando te ofrezcan postre, no lo tomes. Cuando te digan: un día es día, por un día no pasa nada… Tú responde: pues por eso: no pasa nada por no tomar postre un día.
  10. PREMIATE, después de 3 ó 4 días haz algo que te guste, o cómprate algo que te apetezca, o vete a un masaje, la peluquería, la manicura… Cualquier cosa que no sea algo de comer.
  11. ASOCIA LA MALA COMIDA A SENSACIONES DESAGRADABLES, me explico, las recaídas hay que aprovecharlas precisamente para esto, cuando llevas un tiempo sin azúcar y recaes, suele tener un impacto negativo en el cuerpo: dolores, gases, malestar, diarrea, ansiedad, etc… Pues tras esa experiencia, fija esa sensación y asóciala a la ingesta de azúcar. Escucha a tu cuerpo y hazle caso. Esta es la clave que me permite tener alimentos “prohibidos” en casa, cuando los veo recuerdo el malestar que me provocan y no me apetece nada tomarlos.
  12. BUSCA UNA COMUNIDAD, busca amigas, compañeras que pasen por lo mismo, o ya lo hayan pasado… Da igual que sea presencial o virtual, lo importante es que tengas un sitio en dónde desahogarte o sentirte arropada, si además puedes obtener información actualizada, mejor que mejor. Yo os voy a dejar aquí el enlace a un grupo de facebook, que personalmente me ayuda, y me ayudó mucho, es gratuito y su administradora es una profesional que sabe muchísimo. Se llama Adelgazando juntas con Dieta Eficiente.

Y eso es, más o menos, lo que hice, y todavía hago, espero que os haya servido de ayuda, y que encontréis vuestro propio camino en la guerra contra el azúcar.

Mi declaración de guerra al azúcar (parte 1)

Simplemente voy a contaros mi experiencia personal, no tengo evidencia científica de fondo, no tengo profesionales de la salud que me hayan recomendado dejar el azúcar, ni la comida procesada.

Lo que sí he tenido es apoyo de otras personas en situaciones similares, asociaciones y en general, gente preocupada por su salud.

Dicho esto, os voy a explicar cómo me di cuenta de que el azúcar me estaba matando, silenciosamente.

Yo he sido de esas embarazadas que en vez de engordar, he perdido muchos kilos. En el primero 9 y en el segundo 27… Claro que después he tenido unos postpartos en los que siempre tenía hambre, mucha hambre… Tras mi segundo embarazo recuperé 30 kilos en 9 meses, tenía fatal la piel, se me caía el pelo a puñados (mucho más de lo habitual en el postparto), mi espalda y mis articulaciones estaban doloridas, estaba siempre cansada y fatigada, mis cambios de humor eran muy intensos, tenía ganas de llorar a todas horas y de repente… Todo el mundo a mi alrededor me decía lo mismo: es normal, son las hormonas, estás de postparto… Bla, Bla, Bla…

Entonces, rebuscando en Internet, cayó en mis manos un artículo que hablaba sobre el azúcar y cómo nos afecta en el metabolismo. Y vi la luz.

Tanto es así que casi me cegué.

Empecé a revisar todos los ingredientes de todos los alimentos. De todos. Y no sólo eso, sino también las tablas nutricionales… Y toooodo, llevaba azúcar: el pan, las salsas, los encurtidos, las pizzas, los yogures, el queso, los embutidos, los precocinados, hasta las pipas!!!

Claro que no siempre ponen azúcar en los ingredientes, lo llaman de muchas formas: azúcar, azúcar de caña, panela, fructosa, sirope de arroz, dextrosa, maltitol, etc…

Haciendo un enorme ejercicio de fuerza de voluntad decidí dejarlo por completo.

Pasé 2 semanas terribles, con sudores, temblores, cagalera, mal humor, irritabilidad, ansiedad… Vamos un cuadro de desintoxicación en toda regla.

Y entonces, empecé a encontrarme mejor, mi piel se volvió juvenil, mis articulaciones dejaron de quejarse, mi pelo dejó de ser quebradizo, me abandonaron la ansiedad y el hambre, hasta me volvió el período. De pronto, estaba en paz y con 7 kilos menos.

No fue un milagro, fue un despertar, una revelación.

De esas veces en las que te das cuenta de lo engañada que has vivido toda la vida.

De esas en las que haces memoria y pasan ante ti todas las veces que te llamaron gorda, como si fuera culpa tuya, como si estuvieras gorda porque careces de control sobre lo que comes. Todas las malditas hojas de dietas de 1500 kcalorías con sus 5 comidas llenas de azúcar y procesados. En las que al cuarto día te dabas un atracón de purita hambre. Hambre voraz.

Tengo una amiga vegana que una vez me preguntó: tú matarías a un animal para comértelo? Y yo respondí: yo con hambre mataría lo que fuera y hasta a mordiscos… Pues a esa hambre me refiero.

A día de hoy puedo decir que dejar el azúcar es lo más difícil que he hecho, y he dejado muchas drogas atrás (incluidas el alcohol, el café y el tabaco) y debéis saber que es doblemente difícil porque la sociedad te trata de loca, y te lo endiña por dónde sea y con cualquier excusa: venga un día es un día, por un poco no pasa nada, venga que la vida son 2 días.

Es muy complejo salir de este círculo vicioso. Ni siquiera la mayoría de profesionales están al tanto del tema, te vuelven a mandar una dieta llena de calorías vacías, te reducen la ingesta de grasa, te limitan las calorías sin tener en cuenta la tipología de las mismas. Y todo esto sin apoyo psicológico, ni emocional…

Y así existen miles de negocios que se aprovechan de esta situación y nos venden millones de productos para adelgazar sin poner el foco en la raíz del problema. De hecho, puede que la raíz del problema sea otra, no necesariamente tiene porqué ser el azúcar lo que te está generando ese malestar… La vida acelerada, el estrés y el sedentarismo también son muy perjudiciales.

El caso es que ante un problema de salud, te toca informarte, te toca buscar en todas partes, mantener la mente abierta, hacer cambios (a veces drásticos) porque nadie va a venir a rescatarte. Nadie. Nadie va a preocuparse por ti como tú. Nadie.

Lo bueno de todo esto es que para casi todo hay algo que si no te cura, al menos te hace la vida más fácil o menos dolorosa.

Un abrazo enorme para todas las personas que viven con una enfermedad crónica, o con dolores que nadie entiende, ni atiende.

Taradas

Así calificaba un hombre con estudios universitarios y de tendencias políticas de izquierdas a las mujeres que deciden parir en su casa: Taradas!

Y se quedó tan ancho… Tan lleno de razón… Superior!!! Porque así se siente la gente que se dedica a “callar bocas”… Es un mecanismo muy potente. La burla no tiene por función humillar al otr@, sino sentirse superior que el otr@.

Otro ejemplo de la facilidad con la que en esta sociedad juzgamos sin saber.

Y es que las redes sociales están llenas de polémicas en las que en vez de debatir o discutir, simplemente se cae en la descalificación y el insulto fácil.

Y así desahogamos nuestras frustraciones y amarguras por el mundo adelante, escupiendo bilis contra quien nos parece despreciable, ninguneable, ínfim@…

Ya hace días que resuena en mi mente: Taradas!

Es curioso, porque sinceramente, a quién Le importa dónde decide una mujer parir o no parir. De verdad te afecta tanto? A ti que ni la conoces? A ti que no sabes la historia?

Y aunque fuera la peor decisión del mundo: no crees que ya ha sufrido lo peor? Cómo si fuera poco su sufrimiento. De verdad tenemos que ponerla en la picota para apedrearla? Para insultarla?

Por qué nos gusta tanto hacer leña del árbol caído?

No voy a entrar en el debate de qué es mejor y qué es peor. Creo que cada mujer es libre para tomar sus decisiones de manera consciente e informada. O debería serlo. Por mucho que a mí me guste otra opción. Por mucho que a mí su opción me parezca una locura. O peligrosa…

O acaso l@s pilotos de fórmula 1 son unos tarados? Y l@s acróbatas? Y l@s que comen azúcar por toneladas?

Se entiende el símil? O tiene que decirlo una presentadora millonaria para darle más peso a nuestra opinión? Porque esta es la otra parte de la historia: qué pasó?

Lo sabe alguien con total seguridad?

Tú estabas allí?

Es que han dicho en la TV que era una loca, una cabezota, que quería parir en su casa en contra de las recomendaciones de la matrona… Y?

Ahora la TV se dedica a la veracidad, cuántas mentiras y rumores han propagado a lo largo de los años?

Es información o propaganda?

Es veraz? O es entretenimiento?

Sólo esa familia sabe lo que realmente pasó.

Alguien está dispuest@ a escucharla?

Mi más sincero pésame a esta familia. Ojalá pudiéramos volver atrás en el tiempo y evitar estas desgracias.